Home / Bolivia / Día 11 y 12: Sucre.

Día 11 y 12: Sucre.

“Me arropé en la frontera al lado de una turista belga totalmente pasada de merca hasta las 8am, hice los trámites de la frontera y partí a la terminal de Villazón.”, esas fueron las primer palabras de mi cholita paceña cuando en la calle escuché “Belleza Aymará!”. Nos abrazamos como nunca, y supimos que la aventura comenzaba en ese instante.

Ayer a la noche fue como que nos unió la caca. Mientras cholita paceña estaba haciendo sentadillas para cagar en un baño espantoso de Villazon, yo estaba dandome el culo contra la pared en Sucre. Nunca cagué de esta forma. De repente mi culo cobró vida. No sé en qué momento pensé que era buena idea aceptar comida tipica boliviana. Les juro que me tiré tres pedos y expulsé tanta mierda que hasta me plantee meterla en bolsas y venderla como abono. Ahora me siento 5 kgs más flaco.

El martes terminamos en un bingo inmundo al lado de un circo, jugando EN LA CALLE por 2 bolivianos. La gente acá es re timbera. Nosotros no parabamos de gritar LINEAAAA, pero no funcionó. Solo cuenta carton lleno. Mierdas. Después nos fuimos a comer unas pizzas que venden en la calle por 8 bolivianos, y un señor se puso a mear al lado nuestro como si nada. Estaba totalmente ebrio. Ayer nos levantamos y nos fuimos a comprar al supermercado Sas y, cuando salimos, queriamos sentarnos en un banco para desayunar pero había una vieja que nos ganó de mano. La vieja hablaba por celular, así que yo miré a mi cholita paceña, saqué el Blackberry, y le dije “a ver con qué vamos a deleitarla”, y aprete “ni una sola palabra” de Pau Latina. Nos pusimos a cantar a los gritos. La señora se levantó ofuscada. Nosotros nos sentamos, reimos, y nos comimos dos sanguches con Yogur PLI, que es como su Serenisima.

Cuando se hicieron las 5 de la tarde, nos fuimos para la terminal para sacar pasaje a Cochabamba pero ya no quedaban más, así que nos volvimos jurando tomar media chicha cada uno y pasar 12 hs a pura risa, sin recordar nada después. Mientras nos debatíamos qué hacer, volvimos a la plaza principal, 25 de Mayo, y vimos una caravana de gente peregrinando con una virgen. Nos pusimos a hablar con la gente y no me pregunten como pero terminamos en una iglesia haciendo esto:

(El video viene después porque internet acá es una mierda y tarda 3 años en subir un video. Estoy hace una hora y va por 9%)

No se imaginan como bailamos. Esa iglesia es GENIAL. Entienden que si asi fueran en Buenos Aires yo re iria a misa todos los dias? Bailamos como nunca, y gritabamos. La gente nos miraba. Le preguntamos a una chica si podiamos entrar aunque fueramos homosexuales, y nos dijo que si, que dios lo cura todo. Era como una misa para la juventud. Y habia un gordito negro con remera verde que era de una homosexualidad abrumadora. Mucho putito no asumido. Y todos negros, claro. No se dan cuenta acaso que dios los odia y los condeno a la pobreza y fealdad eterna? Nosotros nos pusimos gafas y empezamos a bailar como si el mundo fuese a acabar.

Hoy nos despertamos y nos fuimos a bañar a un baño que tiene la puerta con maderitas y SE VE TODO para adentro. Nos bañamos y le haciamos caras a la gente que pasaba. Es que había un par de brasileros que estaban barbaros. Yo me tocaba mal cuando alguien pasaba. Me hacía el que no era consciente de que se veia TODO. Después entraron unas chicas que pusieron toallas para que nadie vea. Boluditas. A mi solo me faltaba gemir y pajearme hasta eyacularle en la cara a alguien cuando pasara por la puerta.

Ahora estoy en un cyber porque conecté la camara en otro y un antivirus del orto me borro TODO. Estoy bajando un programa ahora y rogando que pueda recuperar todo. Les juro que me quiero morir.

En todos los cybers de Sucre esuchan musica cristiana. Les juro que pelaría pija y se la tiraria a la dueña en la cara.

Estas son las unicas fotos que subi de casualidad ayer. Pero faltan muchas otras, diosss, pais de mierda.

About Martín Cirio

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *