Home / Bolivia / Día 16: La Paz (chicha day, 1)

Día 16: La Paz (chicha day, 1)

Chicos, tuve un lapsus en el post anterior, sepan disculpar. El tema de Thalia fue muy over the top, pero yo soy así, grasita, peronista. No tengo estilo para deprimirme. No escucho música en Frances ni se me da por pintar, no no, yo escucho baladas de Belinda abrazado a la almohada y engulliendo chocolinas como si mundo fuese a acabar. Es hora de que me conozcan.

13.26 Cholita paceña está acicalandose en el baño antes de que chupemos media chicha cada uno y estemos del orto las próximas 10 horas. Vamos a ir a ver a las cholitas luchadoras en El Alto, una zona super marginal en las afueras de La Paz. La Paz en si es marginal, así que imaginen lo quye debe ser El Alto. Probablemente les caguemos el viaje a todos, como cuando, en Parana, Cholita Paceña me dijo “abrí la boca, chupa lo que te doy, y no hagas preguntas”. Yo acepté, y desde ese momento mi vida cambió. Nos fuimos a Santa Fe Capital y solo tengo flashes de lo ocurrido ahí. No recuerdo nada con mucha claridad, excepto cuando entramos en una fonda espantosa, pasadisimos, y todas las famjilias que estaban comiendo ahi se dieron vuelta y nos miraron perplejos, con esa cara de “así termina la gente que vive en Buenos Aires”. Nosotrs muertos de risa, sin poder articular bien, y con las pupilas un tanto dilatadas. En ese momento entendí todo. Lo entendi a Charly, a Amy, a Pity. En ese momento entendí TODO y desarrolle lenguaje de chicha. Lenguaje que está en un inconciente colectivo. Lenguaje al cual uno tiene acceso cuando está ahí, un poquito más arriba que el comñun de la gente. Palabras que uno jamás escuchó y de repente dice. Es dificil de explicar para quien no lo vivió. Yo mismo no entendía la diversion de hacerlo, hasta que me encajaron media chicha y me dijeron que chupara y no tragara.

En una hora la chicha hará su efecto y no creo que haya más recolección de lo que está sucediendo hoy. Voy a llevarme el Blackberry igual por las dudas.

21.30 La Paz es Ibiza.

21.55 Ay por el amor de dios no saben el estado en el que me encuentro. Estamos en una covacha inmunda pero todo es una fiesta.

Mañana siguiente (hoy)

Ay mamita por favor KARINAAAAAA. No saben lo que fue ayer. A los 20 minutos de mandarme media chicha, me fui a caminar y me encontré con Cholita Paceña. Justo cuando le decía, “todavía no me pegó, boluda”, me empecé a reir a lo loco y me di cuenta que la magia ya había comenzado.

Fuimos al cholitas wrestling en El Alto y terminó siendo tipo titanes en el ring. Había dos filas muy largas a cada lado. Supuestamente, eso era el vip. Todos los turistas estabamos ahí. Yo no daba más. No sé por qué se me dio por la psicomotricidad. Cholita estaba más tranquila pero yo no podía estar quieto, hasta que en un momento me di cuenta de lo que necesitaba: MUSICA. No les puedo explicar como me armé la fiesta solito, con auriculares, escuchando música semi electronica. La imagen de afuera debe haber sido medio decadente, pero yo estaba en Ibiza, chicos, que quieren que les diga. La música me entraba en la cabeza, no sé como explicarlo. En un momento abrí los ojos y ví que todos me estaban mirando y sacando fotos. Por momentos pensaba que en cualquier instante ligaba un botellazo en la cabeza y moría ahí mismo, pero no podía parar de bailar. Hacía caras, cantaba, levantaba los brazos, aplaudia. Parecía que estaba en la Love Parade. Bueno no. Al lado nuestro había dos alemanes y dos australianos super copados. Los amamos.

Claro que no todo fue felicidad. Un brasilero me tocó el hombro, yo abrí los ojos y paré la musica. Me dijo no sé qué en Portugues, e hizo un gestito onda de pelea, acompañado de lo que pude entender como “acá se viene a pelear, no a bailar”. Super agresivo. Una minima parte de la tribuna lo aplaudio, pero tipo 4 pelotuditos. El resto me apoyaba a mi, obvio. Yo les armé la fiesta. Igual se veia venir que todo terminaba en quilombo. El ambiente era super marginal y no me sentía seguro. De repente me bajó la chicha.

Como no podía estar sentado y faltaban dos horas para que terminara todo, nos fuimos con alguien a un mirador INCREIBLE.

A la vuelta está demás decir que me armé la fiesta en ese mini bus. Todos con cara semi seria admirando el paisaje. Yo bailando levantando las manos como si estuviese en el mejor boliche del mundo.

Al final terminamos con Cholita bailando temas de Marcela Morelo en la terraza del hostel. Después se unio un grupo de argentinos copadisimos y nos quedamos boludeando hasta tarde.

Hay videos, claro, pero internet es una garcha asi que no sé cuando podremos subirlos.

Les juro que entendí todo. Entendí por qué la gente toma chicha cuando va a bailar. Si yo estaba así con auriculares, imaginense en un boliche. El unico detalle es que el efecto solo funciona con musica electronica o muy arriba. La chicha anterior me pegó por el lado de la risa. Esta fue más artistica. Con esta tendría que haber ido a Postars.

Este viaje es increible, chicos. recién salí a la calle y me saludaron al menos 5 personas que me dijeron “The dancing guy!”. Estoy destruidisimo. Cholita se fue a hacer una salida en bici que se llama Death Road. Yo recién vengo de sacar pasajes a Copacabana para mañana a las 7.

11.34 Por el amor de dios. Acá al lado están escuchandio esa musica de persona que no la pone nunca. Creo que es Silvio rodriguez Estos boluditos vienen a bolivia y de repente son todos el che guevara. Curtanse, pelotudos.

Esta canción me voló la cabeza. Capáz escuchada fuera de contexto es rara, pero con esta canción EXPLOTE. El principio es choto, pero el resto es genial. Música travesti al palo, beibi.

[youtube http://www.youtube.com/watch?v=JLH_CEDmIdI&w=480&h=360]

About Martín Cirio

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *