Home / Bolivia / Coroico y la ruta de la muerte.

Coroico y la ruta de la muerte.

Mi buena amiga layisela me había Hablado de la ruta de la muerte, busqué en youtube y encontré un video del 2 de enero de un micro cayendo ao vivo con gente adentro.

Una semana después estaría preguntándole al guía del tour sobre ese accidente y me diría “no sólo murió el conductor, también algunos flojos que no se bajaron del bus. Murieron por flojos” Un amor, Juan.

Resulta que esta ruta de 80km de extensión une a La paz con Los Yungas  y fue construida por prisioneros paraguayos en la década del 30.

Comienza a 4700 metros de altura y desciende hasta los 800 metros, en la selva boliviana.

Tiene un solo carril de ancho y en algunos lugares (bastantes lugares) el ancho es de 3mts. y no cuenta con guardarraíles, lo que la convierte en muy peligrosa para los buses y autos que vienen y van, a eso súmenle la niebla y las lluvias que provocan desmoronamientos y achican aún más el camino.

En julio de 1983, camino a los yungas, dos buses chocaron,  cayeron al vacío y murieron más de 100 personas. Por este accidente, la ruta pasó a ser llamada formalmente “ruta de la muerte” (q originales) y se construyó otro camino mejor y mucho más seguro que es el que usan el 95% de los vehículos.

Hoy en día no se puede pasar por La Paz sin escuchar sobre el tour a Coroico en bici.

El precio varía entre los 290 y los 500 bolivianos, lo que encarece el tour es el modelo de bicicleta.

Yo tomé un tour de 350 bolivianos, mi bici tenía frenos mecánicos y suspensión adelante, el casco era común (el precio más alto incluìa una bici que volaba sola y un casco completo que cubría toda la cara).

Me pasaron a buscar a las 7am y ya estaban el resto de mis compañeros (7 en total) el guía y el conductor de la camioneta. Subimos a 4700mts., desayunamos para bajar el soroche, nos repartieron el equipo y las protecciones y probamos las bicis.

Salimos. Yo iba tercera y me costaba bastante porque la velocidad y el viento hacían que me temblara todo, más el frío y el precipicio a 20 centímetros.

Dos horas más tarde entramos al camino viejo. La vegetación ya era otra, no más nieve sino montañas verdísimas, humedad y cada vez más calor. Ya no había asfalto sino piedras, se complicaba, pero el paisaje valía la molestia.

En un momento se empezaban a ver las cruces a los costados del camino, señales de los que cayeron. Casi siempre accidentes de buses o autos, sólo una placa recordando a una ciclista que cayó al vacío mientras hacía el camino en bici, pero sé que desde el 2003 murieron 14 ciclistas mientras realizaban el tour.

Paramos para comer y tomar agua un par de veces, otras 5 o 6 para sacar fotos y mirar el tremendo paisaje.

A las 3pm llegamos. Creo que ninguno de los siete quería parar, más bien queríamos empezar de nuevo. Llegamos a un hotel, nos bañamos, comimos y tomamos e hicimos uso de la pileta hasta las 6pm, cuando la camioneta nos regresó a La Paz (por el camino seguro).

Todo aquel que pueda pasar un par de días en La Paz y sepa andar más o menos en bici DEBE hacer este camino. Los paisajes, la adrenalina, el vértigo, incluso la llegada o las horas de calor y pileta para contrastar el frío de La paz valen la pena. Si los convencí y van, háganme el favor de retirar mi remera y el video que me los olvidé en La Paz. 🙂

Les dejo fotos, las de mi tour las subo a mi vuelta a baires.

Cholita paceña.

[slideshow]


About Martín Cirio

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *