Home / Ecuador / Día 20: Lima – Tumbes – Guayaquil – Montañita (Chicha, sexo y rock and roll, 2)

Día 20: Lima – Tumbes – Guayaquil – Montañita (Chicha, sexo y rock and roll, 2)

15.30 Estamos arriba del micro que nos llevará de Lima a Lumpes, frontera con Ecuador. No saben qué increíble es este micro. No salimos del asombro. Todo está limpio, no hay olor a pedo, y los asientos son comodisimos. Estamos tan acostumbrados a viajar como perros, hacinados, con gente que sube con bolsones imposibles y gallinas, que creanme se super aprecia viajar como ser humano de vez en cuando.

Estamos sin dormir. Hay mucho que contar. Solo pasamos 36 hs en Lima pero de alguna forma vivimos tantas cosas por toda la ciudad que hace que ese poco tiempo sea super intenso.

Lima es una ciudad increible. No es fea para nada. A mi me pareció una ciudad vibrante. Como que fue muy pobre hasta hace poco y vivio una importante mejora economica que llegó desproporcionada. Algunas zonas modernas pero buses que parecen de India. Caos everywhere. Mucha mugre. Es dificil de describir, pero es linda.

Nos hospedamos en un hostel en Miraflores, que sería el equivalente limeño a Recoleta, pero en realidad es más parecido a Martinez. A dos cuadras había un Plaza Vea gigante en el que pasaban musica karaoke de Shakira y Madonna. Amamos ir a comprar ahí y cantar Las de la Intuicion por los pasillos mientras la gente nos miraba gemir “adentro adentrooo y las mujeres somos laaas de la intuicioooon”. Nosotros nos hacemos la fiesta en cualquier lado.

Cholita paceña se fue a la playa, yo me fui a recorrer la ciudad. Me fui al centro de Lima, que entre los locales es considerado zona pobre. Es una ondo Constitución pero hay cosas muy lindas. En la plaza de armas están los edificios amarillos que se ven en las fotos cuando uno googlea Lima. En todas las ciudades hay una plaza principal que se llama Plaza de Armas. Es como el Springfield de Peru.

Pero vamos a lo interesante. A las 18.45 tenía cita con un flaco. No saben lo que fue! Me subí a su auto y me llevó a recorrer algunas zonas. Terminamos en un paseo de compras al aire libre, con vista al Oceano Pacifico. Hermoso. El masticaba chicle fuerte y me quería mostrar la ciudad como si fuera del primer mundo. Me decía que esa zona se parecía mucho a Miamo, y en un momento me dice “aquí vienen todos los rubios y rubias de Lima”. Les juro, chicos, que el paisaje era desolador. Parecía una convención de Mapuches. No sé a que se referia con rubios y rubias. Ni tan siquiera vi un solo blanco en toda mi estadía.

Lo interesante vino después, cuando me volví a subir a su auto y paramos en una calle oscura. Yo me tenia que bajar con la excusa de que Cholita me esperaba para ir a un circuito de agua, pero me dio un beso y terminamos a pleno en su auto. Les juro que yo no quería coger, aunque estuviera re caliente, porque estaba incomodo. Además él estaba perseguido y cad vez que pasaba una persona, nos poniamos en posicion normal o él agachaba su cabeza y la escondia en mi hombro. Era un tanto bizarro, debo admitir, pero cuando uno está caliente suele pasar por alto ciertas cosas. De repente estaba encima de él y NO SE QUE PASO pero PUK! ADENTRO. Acabé a mares y nos quedamos abrazados durante unos minutos. Mi cabeza en su pecho, él masticando chicle freneticamente en mi oreja. Yo repitiendo mentalmente “no estoy escuchando nada, no estoy escuchando nada”. Hablamos boludeces y, ya con todo puesto otra vez, empezamos a franelear de nuevo. Me empece a frotar como un perro no sé si contra la palanca de cambios o su pierna, pero llegó un momento en que no podía más y acabé de nuevo, esta vez con la ropa puesta. Soy un asco, ya sé. Encima tenía puesto un jean clarito así que imaginense el manchon tremendo que dejé. Muy pocas veces acabé con la ropa puesta, solo franeleando, pero las veces que ocurrió, fue siempre con un jean clarito. Me cago en todo.

Me bajé del auto y me fui al hostel. Eran casi las 23 hs. Me plantee bañarme pero al final me puse un poco de papel higienico en el boxer, me lavé la cara y arreglé el pelo, y nos metimos media chicha cada uno. Recuerdo haberle preguntado a Cholita, iluso total, si con lo cansado que estaba, la chicha me iba a levantar como para aguantar toda la noche. Cholita rio y me dijo “vas a ver”. Ella es mi chamana. Yo le consulto todo.

Era la primera vez que vivia la chicha de noche y en un boliche. Después de pasar por unos bares karaoke, nos fuimos a un boliche que se llama Downtown Vale Todo y explotamos! Entendí todo. La musica electronica por mas que no la conozcas es genial y te hace explotar. Bailamos como nunca, toda la noche, excitadisimos. Cuando cerraba los ojos por mucho tiempo y bailaba, sentía que me iba y me enroscaba cada vez más, así que cada tanto abría los ojos y veía a la gente a mi alrededor. Algunos miraban. Claro, la musica no era TANTO como para estar bailando a nuestro nivel, sacadisimos. Yo parecia estar convulsionando.

Ya tipo 4 am nos fuimos al piso de arriba a hacer amigos. Chapé con un chico chileno que tenía cara de que había sido prendido fuego y rehabilitado, pero quería chapar en chicha para ver como se sentía. Se sintió normal. Esta chicha también me pegó por el lado del baile pero podía hablar y modular perfecto. Recuerdo todo de hecho, a diferencia de la anterior en la que, en determinado momento en que vimos una luna increible subiendo para El Alto, en Bolivia, le digo a Cholita, “boluda mirá la luna, mirala bien porque despues no vamos a recordar nada de esto”. Bueno, al final recuerdo esa frase pero no la luna, aunque sé que era increible y estaba gigante. La Paz, tantas cosas vividas.

Conocimos a unos chicos divinos que me amaban. Bueno, todos me amaban. Fui una suerte de sex symbol por una noche. Todas pasivas igual. Mucha sopapa. Y para resumir, terminamos en el auto de otro amaneciendo tipo 6 en la playa, viendo el oceano pacifico. Fue increible, chicos. Todo fue increible. Llegamos al hostel tipo 8 am, desayunamos, nos bañamos y nos fuimos a recorrer ferias y hacer boludeces. La ducha nos calmo y despejó, aunque aun nos duraba el efecto de la chicha. Ya van dos días de no dormir.

Me acabo de levantar hace un rato. Son las 8.29. Domingo 15 de enero. Dormi 14 horas seguidas. Estamos a poco de llegar a Tumbes y cruzar la frontera. Estamos viajando mucho más rapido de lo previsto. Me planteo tomarme avion en Bogota a Chile o bajar en micro pero conocer lugares que me quedaron pendientes, como Trujillo y Arequipa.

Tengo 1 mes para tomar la decisión.

En este instante estamos en Montañita, lugar increible en Ecuador. Playa a pleno, beibi, necesito descansar un poco. Creo que mañana salgo para Guayaquil.

Cambio y fuera.

About Martín Cirio

2 comments

  1. faraona adorada, cuánta plata se precisa para hacer este viaje latinamerican chicha experience?

    • Poco, madre. si viajas en bus POCO. Si vas en avión todo cambia. Latam es barato. Argentina y Brasil son los países más caros. Si vivis bien acá, en Colombia sos UNA REINA.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *