Home / Egipto / Bienvenido a Egipto: Estafa

Bienvenido a Egipto: Estafa

Son las tres de la tarde y salgo a recorrer la ciudad. Me pongo auriculares para evitar el asedio constante de los vendedores en las calles. Escucho “Ni tu ni Nadie” de Fey. La escucho y siento que camino por Paris en verano. Siento eso hasta que veo a una mina sin extremidades cruzar una calle arrastrándose. Es tremendo. Tiene solo un brazo y se está arrastrando como puede. Está toda cubierta pues #TULLIDA pero #RELIGIOSA, como debe ser, como yo que soy puta pero religiosa. Nadie la ayuda. Yo tampoco, obvio, nunca vi algo así. Le quiero sacar fotos o filmarla pues sé que el video se haría viral. La canción de Fey que estoy escuchando tiene una base fuerte, medio electrónica. Me imagino hacer un video clip con esta señora. Tipo video medio flashero como el mío EL REY DEL ACV. Mucha luz de color. Mucho Corán. Mucho yo hablando como travesti. Viralidad asegurada.

Sigo caminando y veo a otro disca* en el suelo vendiendo pañuelos descartables. Este tiene una cara tremenda de no saber dónde está. Lo deben haber puesto ahí a vender. Tiene los ojos dados vuelta y el pelo muy perjudicado. Está babeando. Le pegaría un tiro y le ahorraría los años que le quedan. “Ni tu ni nadie sabrá el daño que me hace a veces, hay cosas del corazón que la razón no entiende”, me dice Fey, una sabia. Me acuerdo una vez que en una entrevista de trabajo me dijeron, “¿qué frase te define?” y yo respondí, “hay cosas del corazón que la razón no entiende”. Jamás me llamaron. Aún hoy me pregunto por qué.

Intento cruzar una avenida pero es imposible porque los autos van muy rápido y no existen los semáforos. La gente cruza y ya, sin mirar a los costados, sin esperar a que los autos paren. Yo intento cruzar pero me ven la cara de turista sueca y van más rápido. Doy un paso adelante, me pasa un auto cerca y me voy para atrás, y así estoy en un circulo interminable que me hace putear mucho. “Tene cuidado” me dice un viejo árabe con turbante y muletas. Amamos al árabe rengo, pues los árabes son personas muy dañadas. No llegan a viejos sanos. O perdieron alguna extremidad o COJEAN. Me dice que si quiero ir al rio Nilo la mejor vista la tengo si voy por otra calle, y que no acepte que me cobren más de cinco libras por tomarme un bote.

Me saco los auriculares. El viejo es bien zorro y la hace bien. Primero se hace el bueno y desinteresado y luego ZAZ.

– ¿De dónde sos?
– Argentina
– Oh, no llores por mí Argentina.

VIEJO OBVIO, ¿NO TENES ALGO MÁS ORIGINAL PARA DECIRME? ¿ACASO NO ME QUERES NOMBRAR A MESSI? Me sigue dando charla y de repente estamos entrando en un callejón oscuro y vacío.

– Soy pintor, ir a mi galería y darte tarjeta personal. No money no money. Vos pasar a verme como amigo, porque ahora ser amigos.

¿Dónde me metí? Soy un boludo. Acá todos te quieren vender cosas. Todos. Ya es tarde para volver a la calle, ahora tengo que seguir y salir lo más diplomaticamente posible.

Seguimos caminando, subimos unas escaleras, nos metemos en un local lleno de árabes.

Cada vez nos metemos más profundo y yo me quiero pegar un tiro. Finalmente entramos en una oficina muy bizarra. Es minúscula pero cubierta de sillones de caño negro y almohadones rojos de terciopelo porque el egipcio es así, muy FASTUOSO. Hay vitrinas llenas de papiros y brebajes raros. Pócimas imagino.

– Sentarte, por favor. Nosotros Egipto somos muy hospitalarios. ¿Querés té?
– No no, gracias.
– My friend, acepta mi té. Cuando yo ir a Argentina darme una botella de cerveza, está bien?

Ay, quiero imitarles el acento porque es genial cuando te dicen my friend. Tiran palabras. No forman oraciones completas. Es como un ejercicio de “completa los blancos”. Yo tengo que llenar sus oraciones con los verbos y preposiciones.

Me paro y le digo, “no, en serio, me tengo que ir, mis amigos me están esperando en el hostel”. Mi humor cambia porque recobro la conciencia y no entiendo cómo carajo terminé acá adentro. Es como si me hubiera hechizado con su pata coja y sus dientes marrones. Estos días estoy pasando por momentos de bipolaridad fuertes pero ni tan siquiera estando del orto me pueden sacar plata, así que imaginen estando bien y feliz. Te pateo el local y te robo yo.

¿Vieron que en Buenos Aires si aceptas entrar a un prostíbulo y te dan una Coca Cola, luego te la cobran cien dolares? Bueno, acá es parecido pero con el té. Si aceptas la “hospitalidad beduina” de la que tanto habla esta gente, te van a decir que el té era gratis pero el azúcar no, y si no pediste azúcar entonces el agua era gratis pero el saquito de té no. El azúcar está cien dolares.

Salgo al callejón con el viejo rengo.

– Mañana celebrar casamiento muy especial. Dos mis hermanos se casan con otras dos hermanas (¿hola? ¿escuché bien?) y hacemos fiesta durante dos días. Comida gratis, cigarrillos gratis, todo gratis. Me gustar que vinieras, y si tener algún amigo en hotel, también traer.
– Ay, qué lindo, sí, lo voy a pensar.

Sí claro, soy tan pelotudo que voy a ir. Igual me súper intriga. ¿Qué montarían para fingir un casamiento? Me imagino algo muy Olmedo y Porcel, tipo el rengo disfrazado de mujer, y el hermano con traje, haciendo que se casan.

– Tengo que pedir último favor. Necesitar comprar algo en duty free pero no venderme porque no soy turista. ¿Me poder comprar algo? Yo tener dinero. Yo dar dinero.
– Pero para ir al duty free hay que estar en el aeropuerto y haber hecho check in.
– No no, hay duty free acá a la vuelta, solo necesitar que vos ir con pasaporte.

Ya llegamos a la avenida y está lleno de gente, hora de volver a reinar.

– NO, VIEJO DE MIERDA, ¿COMO PENSAS QUE TE VOY A DAR MI PASAPORTE?

Chau, me voy caminando muy dignamente pues admitamos que soy una guerrera de la luz. Ni en una habitación en un callejón lleno de árabes me sacas un centavo. Me pongo los auriculares y vuelvo a escuchar Fey. No me los voy a sacar en todo el día sin importar quién me hable. Es agotador que todos se te acerquen para sacarte plata. No sabes cuando tienen buena onda y cuando te quieren vender algo. Downtown Cairo es el peor barrio para quedarse como turista.

Cuando vuelvo al hostel me voy guiando por la cantidad de discapacitados que veo. Sé que mi hostel está en frente al disca que babea y vende pañuelos, y la mina que se arrastra lo hace solo por mi avenida. Hay otro viejo demente que da palazos en el suelo. Ese está cerca de mi hostel también.

Extraño a la china.

Glosario:

*disca = discapacitado

About Martín Cirio

20 comments

  1. Viejo macabro, seguro te quería meter en una red de prostitución, te creyó xica vulnerable VULNERAABLE

    (We all miss #chinaputa)

  2. Me dio miedo. Cuidate mucho. Un beso grande. Acordate de tu mamá ELLA SABE. Es de las mías :), y…….FELIZ AÑO NUEVO MARTÍN!!

  3. Me imaginé a los disca y casi estallo. #disca #holainadi

  4. “El corazón tiene razones que la razón no comprende” es una frase muy conocida de Blas Pascal. Averigua quién es y después tratà de reflexionar sobre còmo aprobaste Filosofìa…. (“te aprobaron”) Sabia o chorra Fey???

  5. Mira si te quería sacar los órganos! Cuidate por favor!!!!

  6. Qué hacés en esos callejones tremendos? Cuidate Tin que si me quedo sin historias voy a tener que mirar alguna serie yankee de mala gana!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *