Home / Aventuras en Buenos Aires / Llegada a Cairo

Llegada a Cairo

Rocco y mi amiga Laura me llevan a Ezeiza. Me dicen ,”vas a contar esto en tu blog, ¿no?”. Como no pago taxi me hacen hablar bien de ellos acá. Luego cae Sol y Andres. Yo estoy hiper excitado y siento millones de cosas. Lloro y nos abrazamos. No sé por qué lloro. No estoy triste. Estoy dejando todo y cambiando de vida, debe ser eso. Se hace la hora y paso por la puerta de migraciones, dejo atrás a Sol y Lau y les agradezco que hayan venido pues #NOPAGUÉTAXI, perdón, quise decir #LASQUIEROMUCHO.

Me subo al avión. ¿Qué asiento creen que elegí en el check in? Claro que ventanilla pues soy un negro villero. Se sienta un tipo al lado mío que está buenísimo, y en el asiento del pasillo un viejo con cara de adicción a la pornografía infantil. Cuando arranca el avión se agarra del asiento, nervioso, y en ese instante sé que me va a cagar el viaje. Pasan cinco minutos, el avión agarra velocidad y despega. El viejo empieza a gritar. Nadie dice nada. Acá nadie más que yo puede ser el centro de atención. Lo agarro del brazo y le digo: SEÑOR QUE SE VA A MEAR TAMBIÉN? CÁLLESE. Silencio. Vuelve a gritar y le doy un cachetazo.

Me traje un libro para leer pero el tipo que está al lado mío me gusta y no quiero que me vea leyendo autoayuda. El libro se llama: El camino del artista. Quisiera haber comprado esos covers para libros que los podes mandar a hacer y tienen la portada de Borges pero adentro es un libro demencial de Paulo Coelho. Pasa una azafata repartiendo diarios. Agarro el New York Times y me hago el que leo.

No creo que mi compañero de asiento sea gay. Relojeo la música que está escuchando y veo ACDC. No existe música más de hombre que ACDC. Lo más de hombre que yo escucho es Fabiana Cantilo. Traje la temporada tres de 2 Broke Girls en el celular y tengo unas gafas blancas colgadas de la remera (si, como una señora). Solo me falta ponerme a cantar Mariah Carey para ser mas gay. Quiero que mi hombre compañero de asiento se de cuenta. Capaz escucha ACDC porque es bisexual.

La azafata pasa y nos da toallitas. No entiendo para qué pero veo lo que hace el resto y los imito. Me limpio las manos. El viejo horrendo se la está pasando por la nuca, la cara, el pecho. Este viejo es de esos que garcea en la calle. Los ves en una esquina adorables y de repente escupen. #GARCEAR. Ay, ¿está bien escribir con hashtags? ¿Todos entienden o hay gente que se queda afuera? Mi madre se queda afuera seguro pero digo, la gente menor a 40 años entiende, ¿no?

Pasa otra azafata y me dice, “¿pasa o pollo?”. Digo pollo pues no sé qué es pasa. El chico lindo dice pasta y yo aprovecho para hacerme el gracioso y hablarle. Le toco el brazo y le digo, “ah, dijo pasta, boludo! No entendí”. Me responde,”con esta comida hay que aguantar hasta las 11 de la mañana”. Rápido rápido, ¿qué más digo? “Sí, boludo, jaja”. Ay, por el amor de dios, ¿por qué le estoy diciendo “boludo”? Va a pensar que soy un oligofrénico. Tengo que arreglarla! “Tengo sanguchitos en la mochila, si después tenés hambre te doy uno”. ¿Acabo de ofrecerle sanguchitos? ¿Estoy enfermo? El se ríe, yo también. Mejor, que quede como que es un chiste. En este vuelo no podré comer los sanguchitos que me hizo mi madre. Los comeré en el de Frankfurt-Cairo pues son de salame y se van a poner rancios y el olor a salame rancio no me lo saca ni Allah de la mochila.

Pasan unas horas y estoy tan incomodo sentado que me paro a estirar las piernas. Veo que hay alguien mirando Sex and the City. Yo me estoy clavando con Hatchiko. Veo a una azafata y le chisto como hacía con las polacas de Turkish Airlines. Amo chistarles. “Hay una hombre viendo Sex and the City, ¿hay asientos especiales? Pues a mi me pusieron en un asiento de señora entonces, tengo para ver Hatchiko y dos películas francesas”. “Todos los asientos son iguales”. Se que hay GATO ENCERRADO pues veo a un tipo mirando 2 Broke Girls, que yo tengo que mirar en el celular porque las únicas series que hay en mi asiento son los Ingalls y otra de Polonia. Es tan fácil darse cuenta quien es gay…. No necesito verles la cara sino su monitor. El de 2 Broke Girls es puto joven, el de Sex and the City es puta sabia, soltera, y en sus 30s.

Mi hombre mira El Padrino. No hay forma de que sea gay.

Me vuelvo a sentar, me quedo dormido, luego nos sirven desayuno, el avión aterriza y mi hombre se levanta y se va. Se va sin decirme adiós, COMO SI NO HUBIESEMOS VIVIDO UN MONTÓN DE COSAS. Como si no me hubiera ofrecido su mandarina en el desayuno, o despertado cuando pasó la azafata para retirar las bandejas. ¿Es que acaso todo eso no valió?

En migraciones chequean mi equipaje de mano. Sacan una estola de plumas rosa y una peluca rubia. Yo miro con cara de ¿es que acaso hay gente que no lleva una estola y una peluca en la valija?

Esta vez no soy la misma xica inocente que fue a Cairo por primera vez siendo solo una aprendiz de faraona. Ahora soy Cleopatra. Salgo del aeropuerto esquivando a todos los taxistas, que son cientos, gritándome CHEAP CHEAP CHEAP COME COME WHERE ARE YOU FROM? ARGENTINA? MESSI MESSI. Es abrumador pero no para mi. Saco el celular y finjo hablar con alguien así cada vez que se me acercan es más fácil esquivarlos. Me tomo un bus gratuito del aeropuerto que pasa por todas las terminales, incluida una de buses: Ramses. ¿Vieron que en Argentina le ponen Nestor Kirchner a todo? Bueno, acá le ponen Ramses. Me bajo y pregunto, “Midan Tahrir?”. Midan es plaza. Recuerdo la primera vez que vine y preguntaba por Tahrir Square, o peor aun, les mostraba el numero de bus que me tenía que tomar. Les mostraba los números occidentales. Nadie entendía nada. Igual había llegado pues siempre sale todo bien, pero prefiero que salga todo bien mas rápido y fácil.

El transito está tranquilo. Nada que ver a la última vez que vine desde Paris, antes de tomarme el vuelo a Buenos Aires, y me tomé un taxi que iba como en Rápido y Furioso. Me acuerdo que le pasó por al lado a otro auto, pero tan cerca que saltó el espejo retrovisor y el tipo empezó a decirme que su jefe se lo iba a descontar y que él tenía hijos que mantener. Muy conmovido le dije, “arreglamos 70 libras en el aeropuerto, no le voy a dar más” y me puse auriculares y escuché Mariah Carey.

Me bajo del colectivo en Midan Tahrir y empiezo a caminar. Tengo que encontrar Talaab Harb Street y no tengo idea dónde es. No me importa. Estoy feliz. Camino y sonrío. Veo tipos con turbante, mujeres cubiertas, gente que me pasa por al lado y me sonríe. Todos los miedos que tenía, los nervios, los planteos, todo desapareció.

Llegué a Cairo.

About Martín Cirio

23 comments

  1. Amé lo de los sanguchitos de salame y lamento que tu compañero de vuelo no se haya despedido después de todo lo que vivieron. Que tengas un gran viaje Cleopatra!!!

  2. Cómo me hacés reír! genio nunca dejes de escribir

  3. Genio total.

  4. El peaje lo pagaste vos….

  5. Es de una GENIALIDAD DEMENCIAL que andes con una peluca y una estola en el bolso de mano. Divertite!!

  6. Felicidad para vos en este y todos tus viajes y gracias por hacerme reir! Larga vida a la Faraona.

  7. Sánguches de salame, no de jamón crudo con rúcula y tomate deshidratado, no. SALAME. Sos negra Martu, sos negra and we love it.

    Lamento que los esclavos de migraciones hayan puesto sus cochinas manos en el ajuar de La Faraona, (plagas horrendas caigan sobre sus casas).

    “Todos los miedos que tenía, los nervios, los planteos, todo desapareció.” #luminosa

  8. Creo que es el mejor reporte de vuelo que leí en mi vida.
    Comiste los sanguchitos?

  9. Q buena cronica de viaje!!!!! Lamento q se hayan vencido los sandwiches porque Amo salame y queso…
    No puedo creer que esten tratando d robarle a la Faraona del alto y bajo Nilo… Q descaro!!!! Dales su merecido!!!!!!

  10. le tendrias que haber hecho ^mano boba^ a tu compañero de vuelo, para tantear como venia de equipaje…

  11. “pues siempre sale todo bien, pero prefiero que salga todo bien mas rápido y fácil… ” mi nuevo lema de vida… sos como paulo o jorgito (bucay)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *