Home / Egipto / Hurto y desamor en el hostel

Hurto y desamor en el hostel

Estoy sentado en un rincón del hostel con mi laptop y toda mi tecnología gama alta. Edito unas fotos que saqué en las que salgo muy POLACA al lado de gente que me pide fotos en la calle. Se me acerca un tipo que ocupó una cama en mi habitación hoy a la mañana.

– Sé que no nos conocemos pero vine de Grecia y estoy sin plata, ¿me podés prestar 20 euros y te los devuelvo en 6 días?

Imaginen mi cara, absorta. Levanto ceja.

– ¿Me estás hablando en serio?
– Sí, mira, podes ver las fotos, te puedo dejar mi pasaporte, el celular, lo que quieras.

Se acerca y empieza a mostrarme fotos. Es agresivo y tiene un olor fuerte, onda aliento CALDOSO.

– Oime, ¿vos sos conciente de que no te conozco?
– Por favor, necesito 20 euros, te dejo mi pasaporte, el celular, lo que quieras.

Jamás le dejaría mi pasaporte a alguien por veinte euros. Es una locura. Debe tener un pasaporte trucho. Dice que es británico pero no tiene acento inglés. No sé de donde es pero me huele ARMENIA o esos países del orto donde secuestran gente y graban películas como Hostel.

Chicos, en un bondi una vez me agarraron dos negros y me dijeron “dame el celular o te matamos” y yo ME REÍ y les dije SI NO ME VIOLAN NO LES DOY NADA y me puse a mandar Whatsapp. Como diría mi amada Moria:

Estoy reseteada contra la huevada.

Antes de hacer este viaje busqué mucha información acerca de experiencias de robos en hostels. Esto es común, y ya tengo suficiente con que me caguen los egipcios como para que encima venga un armenio y también me cague.

– Mira, tengo pocos dolares en efectivo y no voy a extraer plata para esto pues, como ya te dije, no tengo idea quien sos.

Me parece tan indignante lo que está ocurriendo que me agarraría el cuello de la camisa, llevaría la mano al pecho y frunciría el ceño como toda una señora indignada.

No satisfecho con mi respuesta se empieza a poner denso y me pregunta de qué trabajo. Cambio de idioma y le empiezo a responder en español. Imposibilitado de seguir la charla, bufa y se va.

Estas cosas que estando acompañado no me tocan, estando solo y en un país lejano, con laptop, cámara, dolares, sí me tocan y me ponen alerta. No quiero estar en la habitación con este chorro armenio secuestrador. Hoy voy a dormir con la mochila ATADA a la cama, como la xinoxina que duerme abrazada a la notebook pues #XINOXINAPRECAVIDA.

Viajar solo tiene estas cosas negativas. Estás solo, realmente solo, y tenés que cuidarte porque nadie más lo va a hacer por vos. Si no soy faraona y reino en el hostel, otro lo hará y yo súbdita JAMÁS.

Desde que llegué a Egipto me siento inestable. Estoy transitando el proceso de pasar de mi vida de antes a esta nueva vida. Estar acá no se siente como vacaciones. Estoy empezando un nuevo estilo de vida y a veces me pongo nostálgica como un viejo lobo de mar. Que pase esto sintiéndome así no ayuda en nada pues me genera más inseguridad.

Lo que pasa en Cairo es que es demasiado abrumador. Salís a la calle y hay millones de personas caminando por todos lados, los autos tocando bocina, sin semáforos, descontrolados, la gente gritando. Cuando te subís al subte te empujan de una forma tan agresiva que lo que pasa en la estación Once en Buenos Aires en hora pico parece una caricia al alma.

Cairo es muy hostil a veces. Después vas a un lugar y alguien que no habla inglés te sonríe y te saluda con la mano, te dice “welcome” y te invita a tomar té. Todo vuelve a estar bien porque la gente es increíble. Volvés a amar Cairo, pero no deja de ser abrumador.

El hostel es el lugar donde ese mundo caótico no entra, pero ahora ese mundo también entró al hostel y a mi habitación.

Después de un rato cae el dueño del hostel y hablamos de mi trabajo. Voy a hacerle el website, sacar fotos y hacer video institucional conmigo saliendo de la bañadera vestido de sirena, con dos caracoles pegados a los pezones pues #ElIslam. Lo haré a cambio de hospedaje por dos meses. Todo ese trabajo lo saco en dos días pero lo estiraré pues el armenio no es el único chorro acá. El dueño se llama Hani y yo le dejo mensajes que empiezan con HONEY, y que inmediatamente me conectan con la canción de Mariah Carey. Sueño con ponerme un traje de neoprene negro, ajustado. Honey con zapatos de cuero grueso, los pezones duros y ese bigote lascivo que INVITA AL PECADO.

Para sacarme la sensación fea que me quedó por el armenio, me voy con un indio que conocí en el hostel a recorrer callejones de la ciudad. El indio habla como Apu y lo amo por eso. Se la pasa queriendo demostrar que Cairo es un horror. “¿Pero vos no sos de India?”, le digo. O sea, Cairo debe ser Manhattan al lado de India.

Nos tomamos el subte y me cuenta de las castas, pero todo eso ya lo sé por Agostina. Igual este indio dice que a la gente ya no le importa, pero sé que está tratando de venderme India como un país liberal como cuando yo le vendo Argentina a Anousja y hago ver a Buenos Aires como una ciudad del primer mundo.

Salimos del subte y nos metemos en una callecita llena de puestos callejeros. La gente me mira como si fuera un extraterrestre blanco, además tengo puestos unos pantalones rosas bastante rotos. Todos me hacen comentarios y me quieren vender pantalones.No pueden creer por qué alguien usaría un pantalón roto. No entienden que #MODA. Caminamos y vemos muchas gallinas enjauladas, todas juntas. Gallinas vivas. Otras jaulas tienen palomas. Me distraigo viendo otra cosa y cuando vuelvo a mirar las jaulas el vendedor saca una gallina y la acuchilla, la deshuesa y se la da a una compradora. Es su forma de demostrar que la carne es fresca. Miro para otro lado porque hasta para mi, que soy un sorete, es demasiado crudo. Claro que eso no impide que saque la cámara y obture foto a lo loco. Esto es oro. Es el paraíso del fotógrafo. En todos los países el sistema para tener carne es el mismo. No es que le dan un somnífero a las gallinas y mueren en paz. Seguro entran dos negros correntinos con hachas y las matan a todas. La diferencia es que nosotros no vemos el proceso de matanza y acá en Cairo te deshuesan la gallina en la cara.

About Martín Cirio

21 comments

  1. Tus post me ponen cada vez mas nervioso. El próximo va a ser una foto tuya amordazado y lo va firmar un tal Anubis o algo asi. Por el amor de Björk cuidate. Te dejo el link de cancillería argentina por cualquier cosa http://eegip.cancilleria.gov.ar/

    • Siempre que me encuentro con un tipo le digo a mi amigo Mohammed: SI PASA ALGO LLAMA A LA EMBAJADA, pues la policia de aca es un tanto corrupta y NO CONFIAMOS, ademas #AntiGay.

  2. Ya le estoy prendiendo vela a Gilda pidiendo protección para vos! Aunque no hubiese estado nada mal tirarle al armenio la frase matadora “que pretende Ud. de mi…” porque ante todo #DIOSA

  3. Sos genial Martín me dejaste anonadada con todo lo que contás y me da mucha felicidad por tu emprendimiento nuevo de vivir experiencias de vida diferente, eso te dan los viajes. Vivencias y sensaciones que reconozco porque ya las pase. Mil besos y mantenete alerta en pais extraño. Tqm

  4. TE AMO POR CITAR A MORIA, LA FARAONA DE TODAS LAS FARAONAS. Veo que estás muy avispado contra los “amigos de lo ajeno”, bien por ti. Cariños.

  5. Hola faraona, tres veces leí CARILÓ en vez de CAIRO. CAIRILÓ.

    pregunta: vos contás que sos judía? Como es el temita ahí?

    • Sos una persona muy argenta. Cristina te sonrie.

      Algunas personas saben que soy judio pues no estan en contra de la religion sino de Israel. Otros, muy cerrados, no saben. Les digo SOY XICA CRISTIANA.

  6. Valiente Faraona, viajando de incógnita y sorteando los peligros del camino, te envío las bendiciones de Santa Tigreça de Acunha para que te proteja de pungas y mecheros.

  7. Temo por tu vida faraona, ya le estoy rezando a santa madre de los milagros. Cuidate y espero leerte pronto

  8. Tan valiente! Toda una Cleopatra! Yo soy un miedoso, jamás podría hacer lo que tu estás haciendo. Yo salí despavorido de Egipto con el slogan de jamás vuelvo aunque me paguen. Cuídate bella! Besos de tu fannnssssss.

    • Papasito bello, sé que tuviste una experiencia horrible en Egipto. Downtown Cairo es la muerte para los turistas. Está lleno de vendedores acechadores pero UNA DEBE SER FUERTE, como BEYONCÉ. Te amo mucho.

  9. Me vas a matar de un susto. Te aviso. Cuidate. Un beso

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *