Home / Ecuador / Día 23: Quito

Día 23: Quito

18 de enero

Conocen www.couchsurfing.com? Bueno, les resumo: ofreces tu sofa para q un turista se quede en tu casa, y vos podes tomar otro sofa de alguien que viva en el lugar al que queres ir. Obvio uno puede rechazar ofertas de gente fea, gorda, o boliviana. Yo hospede a Pato de Chile y fue una experiencia increible. Al principio tenia mis miedos, obvio. Miedo a terminar muerto, o desnudo colgado de las bolas en el placard.

Nada de eso ocurrio. Yo iba a hacer couchsurfing en Quito y en Medellin, pero finalmente desisiti en Quito porque el chico que me iba a hospedar me empezo a contar historias acerca de un chico que una vez se quedo en su casa y mientras dormia le chupo la pija. O sea, no me cuentes eso. A mi me asusta alguien asi. Obvio que si hay onda seguro terminas encamado, pero no me gusta hablar de coger de entrada porque si no hay onda es un bajon.

17.00 que horror lo que acaba de pasar. Vine al hostel a buscar unas cosas y en mi habitacion me metieron a una londinense que habla igual a Mel C (Sporty Spice). La charla venia barbara hasta que me cuenta que necesita un mapa de Quito para ver donde queda un lugar de clases de espaniol. Yo y mi conciencia social. Le digo que tengo uno y saco la lonely planet south america que nos choreamos en Peru, ella dice “yo tenia una igual pero la perdi en Cuzco”. Nooooo, me queria morir! La guarde al toque y le dije que me tenia que ir. Se la choreamos a ella! No voy a aparecer mas en el hostel por las dudas que me la pida. Ya veo que en alguna hoja tiene su nombre o algo y me muero.

18.30 que verguenza. Quise prender una hornalla y no podia, le pregunto a la recepcionista y me dice “gire para la izquierda con fuerza, senior, como hombrecito”.

19.00 tengo una cita y justo se largo a llover mal y me moje todo, incluidas las Converse. Me tengo que poner las zapatillas de seniora que limpia, la puta madre.

23.00 recien llego de mi fallida cita. A las 19.30 me toca bocina un tipo desde un auto. Yo estaba en una plaza que se llama Foch, donde hay muchos bares y boliches. Una especie de plaza serrano pero mas chico.

Ni bien le vi la cara me quise matar. Damn, porque mierda acepto citas con gente sin foto de cara? Parecia un sapo. Labios muy gruesos y ojos muy grandes. Les juro que cada vez que veia una mosca pensaba que en cualquier momento sacaba la lengua y se la comia. No ocurrio. Una lastima porque hubiese sido lo mas interesante de toda la cita.

Fuimos en su auto hasta el centro historico, y al final no fue nada inseguro de noche. Si, habia gente marginal, pero no me senti inseguro. Menos mal porque tenia camara, blackberry, y 300 dolares en la billetera, plus credit cards y el dni.

Ay por dios que apaguen la salsa. No me puedo concentrar. La salsa en Ecuador es como la cumbia en Argentina, una peste que todo lo invade. En las letras siempre el hombre es la victima dejado por una mujer horrible e infiel.

Bueno, sigo con mi relato. El sapo no hablaba, les juro, era incomodisimo. Me acordaba de lo que me decia Mauricio de Guayaquil. Los de Quito son aburridos (hay una disputa entre ciudades, los de Quito dicen que las personas en Guayaquil son monitos, y los otros dicen que son serranos y abuirridos). El tipo era abogado y odiaba a Correa. Yo super banco a Correa porque es lindo y no se come ninguna, ademas Cristina lo ama, y si ella lo hace, por algo sera. Un tipo de derecha. Si odias a Correa odias a Cristina y por ende no nos vamos a llevar bien. Perdon, me re voy de tema, sigo. El no hablaba y yo tenia quie hacer all the talking. Le pregunte las cosas basicas que uno necesita saber al llegar a una ciudad: donde se coge, donde hay trabas y cuales son los nombres de los boliches gay. El ni tan siquiera se reia, y cuando yo le preguntaba algo me contestaba con dos palabras y me preguntaba sobre cuestiones politicas en Argentima. Escuchame flaco, estoy en otro pais, en este momento Argentina puede explotar que te juro me chupa 3 huevos. Hablemos de sexo, no de las reestricciones para comprar dolares.

Llego un momento en que fue tan unbearable y, ademas, nada sexual iba a ocurrir porque no me gusto, asi que lo pare en el medio de la calle y le dije, “mira, no se si me odias o que onda, pero no hablas y esto ya es incomodo, asi que nada, hablamos en otro momento”. Y ahí se despacho con todo un discurso de que era timido pero le gustaba y la estaba pasando muy bien. Yo hice oidos sordos a todo y le di la mano. Adios. Ofrecio llevarme de nuevo a la parte nueva de la ciudad pero yo queria caminar o hacer otra cosa asi que le dije que no, and then we parted ways.

En la calle conoci a dos chicos gay que me contaron todo sobre la noche gay, y finalmente me tome el trole bus hasta el hostal en La Mariscal.

Llegue al hostel, la londinense dormia. Yo me meti en la cama sin hacer ruido y cerre los ojos.

About Martín Cirio

4 comments

  1. Como me haces reir con lo q escribes….. Jajaaaa

  2. Por Dios!!!!! como te quiero… jajajajaja Valen esta sentada al lado mio y por momentos leo en silencio.. pero ella tampoco se quiere perder nada de tu viaje.. Te queremos Marto!!!

  3. Para ser puto sos bastante discriminador…

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *