Home / Egipto / Nuevo huésped: El gordo feliz

Nuevo huésped: El gordo feliz

Hoy entró un nuevo huésped al dormitorio. Es un gordo despampanante con buzo y campera que no disimulan sus tetas EN CONO, pues el gordo siempre tiene tetas en cono.

Entra a la habitación y lo primero que hace es adueñarse del lugar. Es un gordo acaparador, como todo gordo. Tiene un bolsón enorme con ropa que pone en el suelo y muchos productos y comida que pone arriba de la mesa. Saca una bebida grasosa y un paquete de papas fritas y se pone a comerlas mientras me pregunta de dónde soy.

– Argentina.
– Oh, Buenos Aires (se mete papa frita en la boca).
– Sí, gordo horrendo, y vos?
– Francia.
– Pensé que eras de Estados Unidos.
– ¿Por el acento?
– No, por lo gordo.

Claro que no le digo eso mas es lo que me gustaría responder si viviéramos en un mundo ideal.

Lo peor de este gordo es que es UN GORDO FELIZ. Un gordo enérgico, de esos que se agitan al caminar pero igual tienen ganas de recorrer y hacer cosas. No me banco al gordo feliz. Para mí el gordo debe ser TENEBROSO (#VOZDETRAVESTI).  Al gordo lo quiero ocultador, a dieta permanente pero con sanguches de salame y queso, rebosantes de mayonesas, escondidos abajo de la almohada.

Nos dice, “hey chicos! Hoy qué hacemos? A dónde salimos?”. Con el xinoxina nos miramos. Somos LAS MERETRICES DE LA HABITACIÓN y no nos gusta la gente nueva.

Al xinoxina le cae pésimo. Lo sé. Lo puedo ver en sus ojos. Ni tan siquiera le habla. Quizás tiene miedo de que se lo coma, pues el gordo es cinco veces el xinoxina. Yo no tengo miedo porque lo único que tengo a la vista son cereales, y este gordo quiere alfajores. No tengo nada que temer.

Estamos por salir. Con el xinoxina desarrollamos una modalidad de salida que consiste en tomarnos el subte, bajarnos en cualquier estación y recorrer. En las calles de Cairo hay cabras, gallinas, gente semi muerta. Las pirámides son de lo menos interesante. Preferimos salir de safari fotográfico a retratar la vida diaria. Tenemos una bella técnica que consiste en que cuando uno quiere sacarle foto a alguien y no puede pues #Cárcel, le dice al otro que vaya y pose como si en realidad le estuviera sacando un bello retrato, pero amiguitos, en realidad la cámara está apuntando levemente al costado y finalmente tenemos la foto que queremos sin terminar molidos a golpes, jiji.

Eso no ocurre cuando salgo solo y me arriesgo a que me caguen a piedrazos, pues la foto no me la pierdo jamás.

El gordo nos dice, “¿puedo ir con ustedes?”. Tiene la cara transpirada y los cachetes rojizos. El xinoxina le dice que sí porque es súper educado pero se quiere pegar un tiro. Imaginen salir con este mamut a recorrer las calles. Es imposible pasar desapercibido. Encima es medio albino. Un gordo feliz y albino. Le predigo tres años más de vida. Esta gente nunca supera los 30 años.

Nos bajamos en una estación en el medio de la nada. Pasamos por al lado de unos niños que gritan y salen corriendo. Lo deben ver a este gordo y deben pensar que se los va a comer. No los culpo.

– Hey, chicos, quiero saber todo sobre Egipto! Cuentenme qué hicieron hasta ahora.
– Oime, hasta cuando te quedás en Cairo?
– No sé, voy a donde la vida me lleve.

Ay no, por favor, un gordo viajeronoturista. Estamos a segundos de escucharlo decir, “viajo para encontrarme a mi mismo”. Seguimos caminando, el xinoxina le saca fotos a una iglesia y un guardia sale y le dice que no saque fotos. Hay gente que nos mira bien y nos sonríe pero algunos nos miran mal. Estamos los tres con las cámaras en mano. Tendría que guardar la mía pero me da mucha paja sacarla cada vez que quiero sacar una foto y por eso prefiero tenerla siempre en la mano.

Viene una horda de pendejos que rodea al gordo y lo vemos entrar en crisis. Al principio se ríe pero los pibes no salen de su camino. Lo rodean y le dicen cosas, saltan, están sobreexcitados. Deben pensar que es un yeti. “Hey, chicos, ayudenme”. Ya no se está riendo. El xinoxina me mira, saca la cámara y empieza a sacar fotos. El gordo les termina dando plata y un paquete de galletitas y los pibes se van riéndose.

Entramos en un cementerio católico que es tipo el de Recoleta pero más austero. El xinoxina me cuenta que en Hong Kong la gente lleva electrodomésticos al cementerio y los prende fuego. Se supone que luego aparecen en la otra vida. Me cuenta que queman iPhones. Me pregunta qué hacemos en Argentina. Le digo que prendemos fuego a la gente justo antes de morir, mientras aún siguen vivos, y los tiramos al río. El xinoxina abre los ojos enormes y me pregunta, “¿por qué?”. “Para que cuando vuelvan a abrir los ojos aparezcan en la otra vida”. Le cuento sobre cuando prendí fuego a mi padre y lo arrojé al Río de la Plata. “¿Y qué pasa si en realidad no se iba a morir y ya lo prendiste fuego?”. “Es un riesgo que se corre, xinoxina, pero como jamás lo sabremos, todos pensamos que sí se estaban por morir”.

Entramos en una iglesia y sacamos fotos. Me fascinan las iglesias católicas griegas. Son distintas, más austeras que las nuestras pero más medievales también. Me siento en una silla y me imagino lo que debe haber sido esto hace cientos de años atrás, cuando estaba en funcionamiento y El Cario católico era Babilonia. Este pensamiento es el más elevado que tengo desde que llegué a Egipto. Luego de este bello momento profundo me voy a la salida y veo que todos los que salen le besan la mano al cura. Es mi turno de salir. El cura me mira. “Viejo siniestro, jamás ocurrirá lo que estás pensando”, le digo. Me voy sin besarle la mano. El gordo se la quiere besar pero el cura le hace gesto de que no y se va rápido. Debe tener miedo de que le coma la mano al igual que los niños que huyeron aterrorizados.

Salimos del lugar, nos tomamos el subte y volvemos al hostel a degustar sobroso Kushari que cuesta 5 libras (7 pesos argentinos). El gordo no quiere Kushari. Se ve que no es lo suficientemente calórico para él. Pide cuatro hamburguesas y un licuado de banana.

About Martín Cirio

24 comments

  1. Falta foto con el gordo para ilustrar este bello post!!

    • Lo se LO SE. Me piden fotos de toda la gente que conozco CHICOS NO DOY A BASTO. Ya vendrán fotos. No nos sacamos fotos juntos aun ni le pude sacar foto sin que se diera cuenta. Te amo.

  2. qué lindo post! creo que lo quiero al gordo

  3. AMO tu sabiduría sobre la idiosincracia de los GORDOS, pues es todo REAL #TetaCono. Me imagino que la XINOXINA es medio malvada, con la cara inexpresiva, creo que le temo. Besiis

  4. jaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa, me hiciste llorar de la risa. Sos un h d p lo que les contaste de los muertos en la Argentina, fue impagable. Gracias Martín.

  5. No salgan mas con ese impresentable que les van a robar todo, ese muchacho está pidiendo a gritos ser desvalijado y carneado en un callejón.
    Al Xinoxina lo bancamos mucho, siento que estoy viendo la secuela de tu película y el personaje de la chinaputa volvió mejorado.

    Qué impresión lo de las tetas-cono… por favor #gordovital aflojale a las hamburguesas o comprate un brassiere.

    • Las tetitas en cono es un tema que me maravilla. Me lo imagino cogiendo, en cuatro, con las tetas flameando. El gordo se te ADOSA pues busca AFECTO, como un perro. No es tan fácil sacártelo de encima.

  6. Soy fan del #xinoxina a mas no poder y le amo con pasión

  7. Hola Martin, hace un tiempo que te leo en pareja con mi novio. Es mas, tenemos la tradición de que yo le lea los post y trato de respetar la #vozdetravesti. Nos volvimos adictos a tus aventuras.
    Te quiero dejar un regalito que quizás era más apropiado en el post anterior, pero espero disfrutes igual: https://www.youtube.com/watch?v=3HAGYeWgkZc

    • Me encanta que RESPETES EL TEXTO y hagas LA PERTINENTE VOZ DE TRAVESTI. Imagino que también el haces el numeral con los dedos.

      Amo esa canción. Es sublime. Gracias por ese bello regalo.

  8. “ni tan siquiera” amo cuando escribis ese tipo de frases tan refinadas, si no te conociera tanto creería que sos un tipo instruido….

  9. La parte de quemar a las personas, justo antes de morir, y arrojarlos al Río de La Plata me pareció super interesante, debiera utilizarse como atracción turística… tipo como en la India… sos un genio!

  10. Me gusta tu papel de EMBAJADORA de la cultura argentina, llevando nuestras costumbres fúnebres al mundo.

  11. Ay papito, te amo a vos y al xinoxina. Dejá de meterte en esos callejones mugrosos te lo pido por alá, lo único que me falta es que los maten. Igual siempre pueden dejarlo al gordo de carnada mientras que ustedes corren, pero igual.
    Todos los días le rezo a Cher para que algún egipcio te sodomice pero luego te deje en libertad.

    • Madre santa, Cairo es un gran callejón mugroso. Es como pedirme que no sea puta. Estás pidiendo MILAGRO. Si algo sucede empujaré al gordo contra LA ACERA y huiré de la mano con el xinoxina.

      Te amo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *