Home / Egipto / Descubrimos el secreto del armenio (2/2)

Descubrimos el secreto del armenio (2/2)

Después de una hora de viajar con la música al palo y estos pelotudos diciéndome: “Messi, Cristiano Ronaldo”, y haciendo gesto de que les gusta (no, ni me gasto en decir que Ronaldo no es argentino), llegamos a Meidum. Nada que ver a la primera pirámide. Hay una paz total y está vacío. Salimos de la ruta y nos metemos en el desierto. Esta pirámide tampoco tiene guardias, ni guías turísticos ni camellos. Me parece mucho más impresionante que las pirámides de Giza, que están atestadas de gente. Son las cinco de la tarde y en quince minutos va a oscurecer. Esta es la mejor luz del día.

La xinoxina y uno de los adolescentes, el más ruidoso, vienen conmigo. Les digo que quiero caminar solo porque no me banco al adolescente. Nunca más voy a volver a este lugar y quiero disfrutarlo en silencio y soledad (#PROFUNDA).

Camino hasta arriba de una duna y me quedo parado unos minutos.

“Martín, tenemos que volver al tuk tuk”, me dice la xinoxina. No tenemos tiempo de acercarnos a esta pirámide como hicimos con la primera. Qué lástima. Siento mucha paz, como cuando tomo clonazepan.

Pibe chorro egipcio
Le deseo mucho la muerte a este pibe.

Me vibra el celular. Es un mensaje de voz de mi jefa avisándome que me quedé sin trabajo. Debería sentirme mal pero estoy aliviado. Mi conexión con Buenos Aires es cada vez menor, y además descubrí que puedo trabajar mientras viajo, como estoy haciendo ahora. Con diez horas semanales de enseñar inglés gano plata para mantenerme y vivir bien. Cuando digo “bien” me refiero a comer y hacer este tipo de salidas afuera de Cairo.

Soy muy controlador y necesito tener todo planeado y organizado, pero no queda otra que abrirse e ir haciendo según lo que aparece, porque sino es como ir hacia una pared y tratar de traspasarla caminando en línea recta. Hay que doblar o treparse. Resistirse es destructivo porque el cambio llega, queramos o no (#SandyMística).

Viajando me doy cuenta de la fragilidad de un montón de cosas que creo fuertes: trabajo, amistades, proyectos. ¿Qué va a pasar cuando me vaya a India? No sé. Veré. Mi objetivo es no tocar lo que ahorré, y lo estoy logrando. En dos meses de viaje llevo gastados 100 dólares de mis ahorros. Todo lo demás es plata que produzco acá.

Llegamos al pueblo y nos tomamos un microbus de vuelta al Cairo. Es de noche y hace mucho frío. Abro la ventana y entra un viento tremendo pero hay un olor a KALDYTO insoportable. La xinoxina se pone la campera rompe vientos, la capucha, y una bufanda. Me toca el hombro. Sé que quiere que cierre la ventana pues está al borde de la hipotermia mas no lo haré. Me hago la boluda, la que no siento que me toca el hombro. La xinoxina, educadita, se da cuenta e intenta dormir. Luego de diez minutos la veo y me muero de amor. Está con las manos agarradas y la cabeza agachada, con el mentón tocando el pecho. Parece un monaguillo. Si fuera un cura lo violaría en este instante. El viejo que está al lado suyo lo manosea despacito. Le está tocando la pierna. Le doy un golpe en la mano y le digo, “¡Suelte! ¿No ve que es un niñoniña?”. Esto me recuerda a cuando manoseaban a la china puta, mi amada Hiroka.

Vamos por el desierto y está todo oscuro. El chofer puso lecturas del Corán en la radio. Trato de dormir pero es imposible. Estoy muy apretado y no puedo ni estirar las piernas. Apoyo la cabeza contra el asiento de adelante y así intento dormir, sin éxito, hasta que llegamos a Cairo.

Nos bajamos del microbus muy cansados, y yo con un aliento pesado, horrendo. Caminamos al hostel y nos recibe el gordo tetas. “¡Vengan rápido!”. Nos lleva a la habitación. Están las cosas del armenio desparramadas por el suelo y su valija de mano abierta. “¿Está en el hostel o salió?”, le pregunto. “Salió, ya lo busqué por todos lados”. “Cerra la puerta y revolvamos a ver si descubrimos quién es”.

Hay una botella de vodka en el piso, medias sucias y ropa tirada. Abro los cajones de su mesa de luz y nada. “Miren lo que encontré”, dice la xinoxina. “Su pasaporte”. Se lo saco de las manos y veo que en la tapa dice República de Colombia. “Joseph” se llama Raimundo Carlomagno García. CARLOMAGNO. Lo amo. Ay, yo sabía! Claro que es colombiano con esa cara de chorro narcotraficante impresionante. Tiene todos los requisitos para ser colombiano.

Escuchamos ruido de la cerradura. Los tres nos damos vuelta. Se abre la puerta. “¿Qué están haciendo?”. La xinoxina está fría, el gordo tetas tiene la boca húmeda como cada vez que se está por descomponer. “Ya sé todo, CARLOMAGNO”, le digo, en español. El gordo tetas le tira un vaso de Fanta en la cara, como si fuera una novela. Por primera vez el armenio está callado. “No entiendo”, dice en inglés. Le muestro el pasaporte. “Xinoxina, anda a la recepción a buscar a Ahmed (el recepcionista de la noche)”. ” ¡No!”, dice el armenio y cierra la puerta. “Ya sé todo, Carlomagno” era lo único que tenía preparado. No sé qué más decir decir. “Gordo, cometelo, es tu momento”. El gordo me mira, sin entender. Inútil. ¿Para qué lo queremos en el grupo si no tiene ningún super poder? Siempre imaginé que está historia se terminaba con el gordo comiéndose al armenio y librándonos a todos del peligro.

Tocan la puerta. “Jóia, soy yo”. ¡Katrinka! La única que llama a la xinoxina por su nombre de mortal. Todos nos miramos. No nos movemos. La miro a la xinoxina con cara de “hace algo”, y ella grita “¡KATRINKA, ENTRÁ!”. El armenio se le tira encima, le tapa la boca y le saca el pasaporte. Katrinka entra, “¿qué está pasando?”. “Vieja, este es tu momento. ¡Usa tu super poder de dominatrix y cogetelo!”. La vieja agarra al armenio de la remera, por la espalda, y lo tira al costado. Yo leí un artículo sobre esto, madres que sacan fuerza de donde no tienen cuando ven que su cría está en problemas.

Cae Ahmed por el ruido. “Ahmed, Joseph no se llama Joseph, el pasaporte que te dio era turcho. ¡Sí! ¡SIEMPRE LO SUPE”. Estoy en extasis. Me río y salto de alegría, Sherlock Holmes trans total. Ahmed llama al gerente del hostel, Honey, mi bello Honey, que es una mole enorme, y agarra la valija del armenio, pone todas sus cosas adentro y la tira afuera del hostel. “No quiero volver a verte por acá”.

Nos quedamos los cuatro en la habitación atando cabos y uniendo todas las teorías que habíamos creado. La xinoxina agarra una especie de cartuchera en el piso, la abre y saca una bolsita con polvo blanco. “¿Qué es?”. “Sal”, le respondo, rápida de reflejos, y agarro la bolsita. “Escuché que en algunos restaurantes te dan la sal en una bolsita”. Salgo de la habitación y la llamo a Katrinka que es una vieja merquera peor que yo. Nos damos unos nariguetazos en el baño y salimos durísimas. Nos vamos a caminar pues estamos como enérgicas. Yo me siento como si hubiese tomado un tazón de yogurt con Zucaritas, y no como que pasé trece horas afuera caminando bajo el sol para ir a ver dos pirámides.

– Ay, bella Katrinkaaaaaa, ¿qué querés hacer?
– ¿Me acompañas al hostel de Adam?
– ¡Pero claro!

Yo de chicha tengo una predisposición envidiable.

Llegamos al hostel de Adam. Katrinka entra, super poderosa, se le tira encima, le da un beso y luego un cachetazo. “Vamos a ser felices, te lo juro, aunque deje la vida en eso”. Awww. Yo miro de atrás, emocionada. Esto es como Dulce Amor si Carina Zampini estuviera dada vuelta. Adam la mira, asustado. “¿Necesitas plata, Katrinka?”, digo yo, así aprovecha ahora que está tan valiente. Sé que es capaz de ir a la caja fuerte, abrirla de una patada y recuperar toda la plata. “No, mi hermana me mandó plata de Suecia”. Ay, qué vieja boluda. La chicha solo le dio fuerza, no inteligencia.

Los dejo solos y me voy a caminar por la ciudad. Las calles están llenas de gente. Un grupo de chicos me agarra la mano y se sacan fotos conmigo. Yo feliz poso, saco lengua, y sigo caminando. Me pongo los auriculares y me dispenso con bella música electrónica tan oportuna en estos momentos. Cuando digo “música electrónica” me refiero a Egoista de Belinda. Me siento en Ibiza. No me quiero ir más de acá. Tengo trabajo, hostel gratis y amigos. Cairo dejó de ser una ciudad cualquiera y pasó a ser mi casa, pero en unos días tengo que elegir entre dos aviones, uno que va a Buenos Aires el 1 de marzo, y otro a Nueva Delhi el 27 de febrero.

About Martín Cirio

58 comments

  1. me encantó este post doble! amo sus historias

  2. #SANDYINVESTIGA Te amo.

  3. Segui viajando, asi todos nosotros seguimos leyendote y odiandote en secreto por hacer todo lo que nosotros no podemos.

  4. Te amo mucho, quiero que lo sepas

  5. me matas…deci que me opere , para no hacerme encima sino el asiento de la ofi…estaria impregnado …te amo !!!!

  6. Muero con el colombiano narco, diciendo que es armenio. Pero le agradeceremos siempre la frula que pegaste gratis.

  7. Al fin descubrieron al “armenio” ese…Sandy justiciera y merquera jajajaja…te diste un saque y saliste a caminar como toda una Faraona regodeada de orgullo por haberle sacado la careta al otro dejandolo en la calle…pobre….bueno no. Bien por ustedes, son como La Liga de la Justicia pero sin calzitas homosexuales pues #TERCERMUNDO…sea cual sea la decision, 27 o 1…aca te bancaremos igual, un abrazo grande y como siempre, hasta la proxima entrada!!

  8. Sal, jaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa, te quiero

  9. armenio/colombiano mentiroso! Nueva Delhi de una! viaja, viaja blanca palomilla

  10. Yo no puedo creer al sudaca ese descarado que se hacía el que no entendía español y se llama CARLOMAGNO. Amé todo, pero por sobre todo al gordo haciéndose el CSI y revisando la valija y después el vaso de fanta en la cara.
    Ahora, Sandy, por el amor de Ramses CONTANOS QUÉ AVIÓN ELEGISTE!

  11. “En algunos restaurantes te dan la sal en una bolsita”. Te amo.

  12. Sandy investiga, Faraona aplica justicia divina.
    #CARLOMAGNO (voz de travesti)
    Besos, muero por leer la próxima entrada!

  13. India, ni dudarlo!

  14. Ay, te ví gritando “iá se todo, CARLOMAGNO” muy a lo Marimar…

    amamos Sandyaventuras, India of course.

  15. Muy bueno el desenlace… pero mira vos al colombiano haciéndose el armenio!!!! vos como siempre fuiste una madre leona q defendió a su cria… q tiernooooo
    Claro q esperamos q tomes el vuelo a India, Faraona!!!

    Besos.

  16. SANDY AMOTE

  17. Wuau. Es como demasiado Wuau. Primero tan poético y luego todo tan frenético. Te admiro mucho Martin, dejar todo y sobrellevar todo tan diosa. El día que te conozca en persona ( ya lo doy por hecho ilusa) te voy a apretar esas nalgas hermosas y no, ni loco vuelvas a Baires.

  18. Volvé! Te extraño mucho! Tanto! Me hacés falta!
    Esto es lo que quería escribir.
    Mas lo que voy a escribir es esto:
    Seguí viajando! Es bueno para vos.Y si es bueno para vos juro que también para mí….

  19. Sandy, me dejó re mal este post. No puedo creer que ya tengas que dejar El Cairo. ¿Qué va a hacer la xinoxina sin vos? Llevatelo, please! Cuidalo como una leona, como Naza o Carmen.

  20. Katriiiiiinkkkaaaaaaaaa

  21. Te amo fuerte Faraonaaa! Al fin se terminó el misterio! Leí Colombiano y era obvio que estaba traficando “sal”… Ni Bs As ni India…#Cairo!!! No podes dejar a la xinoxina huérfana (por más que sea #científica),al gordo tetitas, a Katrinkaaaa, ese hostel tiene tanto para dar!!! Que no muera la #BandadelaFaraona.

  22. Lleva a la xinoxina con vos te amo. Mabel

  23. Faraona, además de haber desenmascarado al armenio trucho este post es muy bello y profundo, invita a la reflexión y el autodescubrimiento.
    TE AMO

  24. Tenía que ser colommmmbiano ese falso armenio. Por suerte dejó regalo…
    Llevanos a India! Y llevate a todos: Xinoxina, Gordo Tetas, porque ya son tu FAMILIA. No así la boluda de Katrinka, aunque quiero que siga existiendo pues me gusta decir Katrinka

    • A Katrikaaa la queremos como se quiere a un PERRO CON SARNA, que tiene sarna pero LO AMAMOS IGUAL. Quisiera meterlos a todos una bolsa y llevarmelos mas el gordo NO ENTRARÁ, y Katrinka no creas que es una ninfa. Tiene cuerpo de SEÑORA.

  25. Siento que estoy escribiendole al Sai BABA! pues …desparramas amor por doquier !pero luego recuerdo que sos la Faraona del pueblo egipcio !.
    gracias a la sal colombiana del Armenio ladron sos como un ser de luz—
    y como dice FEIMan… uno MENOS!!!!
    Obviamente que espero el reencuentro en LA INDIA con tu hermana LUNA …y esos post seran llevados a la eternidad !!! TE AMO!!!!
    y si volves a Bs As tenes que programar un encuentro en el obelisco , cual reunion de adolecentes por justin bieber ,que te juro vamos todos! te vuelvo a amar! espero tu nuevo post!!!

    • Cuando vuelva a Buenos Aires todas tendrán gorras que dirán SANDYNISTAS DE SANDY y gritarán cuando me vean llegar. Yo las abrazaré, claro, pues soy SU MADRE, tan madre como lo soy de la xinoxina aunque sabemos que elella tiene un lugar ESPECIAL en mi corazoón pues #Xinoxina.

      Te amo, SU.

  26. MADRESELVA: tengo tantas cosas para decirle que haré UN LISTADO, ok?
    1. cría cuervas y te sacarán los ojos. CUERVAAAAAS. #VOZDETRAVESTI
    2. en relación al ÍTEM anterior sepa que tendrá que llevarse al Xinoxina así sea en una maleta para transportar CANIXES.
    3. ADOREI de que cuando el gordo tetas hubo tomado las armas para arrojar un vaso de su amada Fanta IN DA FEIS de ese colombiano muerto de hambre.
    4. la amo. siempre suya, Majito.

    • El día de mi partida le haré una PERMANENTE a la xinoxina y la haré pasar por canixe en el aeropuerto. Le pondré BOTITAS tipo CANIXE TOI para que sea mas CREIBLE.

      Te amo, madre santificada.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *