Home / Bolivia / Día 8: Potosi

Día 8: Potosi

Ayer me fui con las tortas a la plaza principal de Potosi y nos compramos dos hamburguesas en un puestito de la calle. La gente trabaja el 31 hasta muy pasadas las 12. “Se ve que no les importa mucho el año nuevo”. “O capaz son tan pobres que no les queda otra”. Ok, buen punto.

Había varios locales y pocos extranjeros pero tipo 23.50 se llenó de turistas. No saben lo bien que la pasé y toda la gente que conoci. Todos gritando, cantando, cagandonos de risa y abrazandonos como si nos conocieramos de toda la vida. Nunca me voy a olvidar de este año nuevo. Estuvimos asi hasta las 2 de la maniana, y despues nos fuimos a bailar. Imaginen lo que fue esa caravana de turistas gritando por las calles de Potosi. Yo iba abrazado a una holandesa y a una belga y cantabamos se eu te pego y canciones de Hilary Duff. Eramos verano del 98. Nos metimos en un boliche de mala muerte donde habia un grupo de cumbia cantando en vivo y bailamos hasta que el ambiente se puso medio denso.

No me pregunten cómo pero terminamos en un edificio del gobierno bailando todos en pedo (menos yo, que no tomo) entre personas de la gobernacion de Potosi. Todos con traje y las mujeres con vestidos, nosotros todos sucios con ropa de hace tres dias cantando ai se eu te pego. Nos sacó la gente de seguridad. Terminamos todos en la plaza hasta que nos fuimos cada uno para su hostel.

En nuestro hostel golpeamos y nadie abria. Yo me agarre un mal humor tremendo y, despues de como dos horas de no respuesta y haber recorrido otros hostels para poder dormir, volvimos y empecé a golpear y patear la puerta y a gritar como loco. Me desconoci. Me senti… hombre. Seguro se chuparon todo y estaban tiradisimos en coma alcoholico, pero finalmente nos abrio una vieja del orto, nos metimos en la habitacion y me dormi vestido porque me daba mucho asco meterme en esa cama. Cuando nos despertamos, bajamos con las mochilas y no habia nadie. Nos miramos… “Nos vamos corriendo?”, y nos fuimos a la mierda cagadisimos de risa. Manga de forros nos dejaron como dos horas en la calle, ahora se joden.

Ahora somos profugos, y cada vez que pasamos cerca de la zona del hostel nos ponemos gafas y nos tapamos la cara con pañuelos.

17.00 me acabo de lavar el pelo y, para no gastar de mi shampoo, agarré uno que estaba en el baño que decia “nutrido de coco y almendras”. Bueno, ahora tengo olor a caca.

18.35 mañana me voy con estas chicas nuevas que conoci a una laguna donde te podes meter porque el agua esta a 40 grados o algo asi, pero que si te metes mucho te podes morir porque hay dos remolinos grandes en el medio (no se como se dice, creo que la palabra no es remolino, pero es eso que da vueltas y te chupa en el mar, torbellino?).

Soy feliz. Extraño horrores a mi cholita pacenia, pero llega en dos dias asi que ya estoy tranquilo. Mas alla de eso, me siento bien sabiendo que me las pude arreglar totalmente solo, sin ayuda de nadie, y me armé un viaje genial, lleno de gente increible y momentos que no se me van a borrar más. Hago cuentas y mi viaje empezó hace re poco, solamente un par de dias, pero recorri tantos luagres y conoci a tanta gente que siento como si estuviera viajando hace mucho.

No subo fotos porque en esta computadora de mierda no funciona el puerto usb. No saben lo que es usar internet acá y encontrar un cyber que tarde menos de 5 minutos para entrar en cada pagina.

About Martín Cirio

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *