Home / India / Día 2 a 6 en el curso de meditación Vipassana

Día 2 a 6 en el curso de meditación Vipassana

Día 2 – Sentir el golpe

4 AM: Suena el gong y me despierto agitada. No descansé nada. Me quiero morir, pero no “me quiero morir” onda drama sino me quiero morir posta. Quiero agarrar mis cosas e irme pero pienso en Richard (desde ahora: El Richar). Me voy a quedar mientras él se quede.

Veo el horario y dice: “meditar en la sala principal o en la residencia individual”, así que me quedo en la residencia “meditando”, jiji. Zzzzz…

12 PM: Tampoco fui a la meditación de después del almuerzo. Me di cuenta de que las únicas meditaciones obligatorias son las grupales. También me di cuenta de que la clave para terminar este curso de meditación es no ir a las meditaciones.

4 PM: Estoy meditando, sí, porque no me queda otra. Tampoco es que puedo encerrarme en la habitación todo el día. Cierro los ojos y me concentro en la respiración. Ay bueno, no, jiji. Estoy pensando en Juanjo, un tipo que conocí cuando tenía 25 años y vivimos un apasionado affair. Yo me enamoré locamente porque vivía en Tigre y tenía auto. En esa época bastaba que tuvieran plata para que cayera rendida, enamorada. Una vez que le conté que viajé apretado en el subte, me dijo, “yo también viajé en subte una vez, sé cómo es”, y me conquistó. Rico pero CON CALLE.

Me pregunto si a veces pensará en mí. También me pasa con Moyalito, Agustín, etc. ¿Pensarán en mí? Ay, dios, vine a este curso de meditación que promete “erradicar el ego” y no paro de maquinar si Juanjo pensará en mí. Basta, Martín, enfocate en la respiración. Inhalo, exhalo. ¿Estará de novio?

Inhalo. Abro los ojos. Adelante mío está El Richar, el arquitecto de New York, con una musculosa muy abierta. Me encantaría abrazarlo y besarle la espalda como en una película romántica. Cierro los ojos y me imagino la sala oscura. Nadie meditando salvo él, yo y el maestro que está ido, levitando. “Martín, desde que te vi me gustaste. Quiero hacerte mío ahora”. Yo me río y me pongo colorá’ pues #Xica. Levito hasta donde está él y aterrizo en su pene. El maestro abre la ventana con sus poderes de buda y sale levitando. Quedamos solos él y yo.

El Richar y Martín, unidos para siempre.

6 PM: Estoy acostada en la cama. Se apaga el ventilador. Corte de luz, la puta madre. Los cortes de luz que hay en India no se pueden creer. Escucho el gong que tocan antes de ir habitación por habitación agitando la campana. Es hora de otra meditación infumable. A los dos minutos escucho la campana acercarse. El agitador se queda en mi puerta. Así me muera de calor acá adentro, NO SALDRÉ.

Luego de cinco minutos la campana se calma y se aleja. Vuelve la luz.

Estos hijos de puta deben cortar la luz apropósito para que salgamos de nuestras habitaciones como ratas sofocadas por el calor.

Yo seguiré acá, firme, ATRINCHERADA.

8 PM: Meditación. Hay dos rusas que tienen tanta cara de desesperación como yo. Cada vez que abro los ojos en medio de una meditación (el único momento donde hombres y mujeres estamos juntos), las veo sacándose la cutícula de las uñas de los pies. Tienen la mirada perdida. Esa mirada que tan bien conozco. Mirada de, “¿en qué momento pensé que hacerme la profunda era buena idea?”.

Chicas, no están solas. Me pasa lo mismo. Ojalá lo infieran por la cara de miserable que tengo.

campana

residencias

Día 3 – Acuartelada

7 AM: A las cuatro de la mañana tocaron la campana. Yo me hice la boluda como siempre y seguí durmiendo, pero vinieron a buscarme. El agitador de campana se quedó en la puerta y me cortó la luz (hay un interruptor afuera de cada residencia). Yo abrí y dije “estoy meditando” con gestos pues #NobleSilencio, pero era tan obvio que estaba durmiendo la mona, chicos. Alta caripela.

4 PM: Tampoco zafé de la meditación de las 13 hs. Estaba sentada en la cama, escribiendo en el cuaderno y me tocaron la puerta. El corazón A MIL. Temí, amados míos. Por un momento pensé que era una requisa. Yo estoy lista para acuartelarme. Tengo una botella de vidrio escondida entre la ropa. Si vienen por mí lucharé hasta el final.

Escondí el cuaderno adentro de la mochila y salí. El agitador de campana me miró con cara de “la puta madre, no quiero venir a buscarte en cada meditación” y me escoltó hasta la sala principal.

5 PM: La consigna de las meditaciones de hoy es enfocarse en lo que sentimos en el área del bigote… durante once horas. Lo intento, no es que no, pero a los cinco minutos mi mente dispara para cualquier lado.

Tengo diez años y llego a casa feliz con el CD de Fey. Le digo a mi papá que ponga “Media Naranja” y me voy a bañar. “Tu mi complemento, mi media naranja, yo te quiero sin cruzar palabra y esto no es un sueño, eres mi otra mitad, uooooo”. Diez años y un futuro tan claro.

Salgo de bañarme y me cambio. Mi mamá me lleva en taxi hasta la casa de Flor. Es su cumpleaños. Entro y están todos mis amigos de la escuela. Las chicas bailan. Los chicos estamos sentados hablando de que nos gusta Mariela, Flor, etc. Llega “No Está” de Twiggy. Es nuestro momento de sacarlas a bailar. Nos paramos y cada uno va a una chica diferente. Me acerco a Flor. “¿Querés bailar?”. Nos abrazamos y bailamos. Me muero de nervios por lo que voy a hacer. “¿Te puedo dar un beso?”. Cierra los ojos y no sé qué hacer. Mi primer beso. Virgen total. Tanto porno. Tantas pajas imaginándome cogiendo y ahora que tengo que dar un simple beso estoy por mearme encima. Me da un pico pero yo abro la boca y le meto la lengua (#FaraonaInfantilPorn). “Nooo, Tincho le metió la lengua”, escucho. No sé qué hacer ahora. ¿Dejo la lengua quieta? ¿Hago circulos? Todos se ríen. Flor y yo seguimos, adultos y ARDIENTES. Luego nos metemos en el baño a coger via ogt. No, mentira. Lo aclaro pues sé que ustedes me creen capaz de CUALQUIER COSA.

Años más tarde me convertiría en TRAVESTY.

6 PM: En las meditaciones nos ponen una grabación del gurú mayor. Dice, “focalizá tu atención en las fosas nasales. ¿El aire sale por la izquierda? ¿Por la derecha? ¿Acaso por las dos? ¿La respiración cae en el área dónde está el bigote? ¿Acaso en los labios? Observa… observa…”.

No puedo más. Te respondo todas esas preguntas con dos respiraciones, gurú del infierno. No necesito once horas. Me duele la espalda. Quiero acostarme pero hay un cartel enorme que dice “PROHIBIDO ACOSTARSE EN LA SALA PRINCIPAL”. Mi maestra de meditación de Argentina me decía que era igual estar acostada que sentada, pero ahora que lo pienso ese ser ME TIRABA LAS RUNAS y me predecía el futuro. No sé si era muy seria.

Día 4 – El gordo místico

12 PM: Cada vez que suena la campana de las 11, la que anuncia el almuerzo, me levanto rápido de la meditación, cruzo el jardín y me meto en el comedor así soy el primero que agarra pan, pues escasea. Hoy me metí cuatro panes en el bolsillo y puse cinco en el plato, junto con arroz. Debo haber dejado sin pan a dos chicos. Qué Dios y la patria me juzguen. Esto es la selva.

Atrás mío siempre viene el gordo místico, que el primer día dijo que ya había hecho este curso siete veces en distintos países. Está rapado, obvio, para mostrar que se despoja de todo. Yo también estoy rapado pero porque Britney se me apareció. Este gordo lo hace de profundo. Además tiene mambo India. Está vestido de Aladin: pantalón ancho de seda violeta y camisa tipo túnica naranja.

Se supone que los que ya hicieron el curso deben ayunar luego de las 11 AM, pero como no tengo nada mejor que hacer más que acosar a este gordo, lo observo detenidamente y veo cómo mira para todos lados y, cuando cree que nadie lo ve, se mete comida del almuerzo en los bolsillos. Cada vez que lo hace lo miro para que sepa que YO SÉ TODO, mas no le digo nada pues #NobleSilencio. Solo me limito a señalarle el cartel que dice, “no robarás”. A mi no me genera nada que me digan chorra, pero sé que a él le genera un conflicto interno, pues el gordo vive atormentado con culpa. Roba comida pero no lo hace alegre. La come con los ojos llorosos, en la oscuridad, arrepentido pero sin poder parar de tragar.

Miro al costado y lo veo a El Richar, también mirándolo. Reímos, cómplices totales.

1 PM: Vuelvo a mi habitación y un perro me sigue. Saco un pan del bolsillo y se lo doy. Este perro me da mucha pena. La primera vez que lo vi pensé que lo tenía en el lomo eran moscas pero luego vi que eran gigantes y marrones, y se le metían por dentro. Me da mucha impresión. Está muy flaco y ahora, además de robar comida para mí, robo para él.

Los guías lo tratan mal. Cada vez que se acerca buscando comida lo corren y lo sacan. Me indigna mucho. Ya decidí que al final del curso voy a donar la mitad de lo que pensaba (el curso no es pago. Se dona al final) y usar la otra mitad para llevarlo al veterinario. Debe ser insoportable vivir con tantos parásitos.

6 PM: La meditación no está resultando. No siento que esté desatando nudos, como dice el gurú, ni yendo a lo profundo de mi mente. No sé por qué me quedo. Quiero irme pero hay algo que me dice que espere

Sandy del futuro dice: lo bien que hacés, querida, pues se viene SERRUXADA.

Estoy sentada, con los ojos cerrados, pero dejo de enfocarme en la respiración y aparezco en mi departamento de Once. Está todo como siempre: el sillón, la mesa blanca de la computadora, las luces blancas de navidad colgando de los estantes.

Nacho me sonríe desde el sillón. Lo abrazo y dice, “mirá cuando lleguemos a viejos y sigamos así, sin poder despegarnos”. Sonrío, feliz. Ojalá que sea así. Le doy un beso. Estoy solo en la entrada del hotel NH de Av. 9 de Julio. Entro y voy a la habitación de Giancarlo, un peruano piloto que conocí por Grindr dos días después de descubrir que Nacho me cagaba. Estoy nervioso y no sé si voy a poder coger pero necesito saber que voy a estar bien, y como toda xica de monoblock, la forma de saberlo es a través de sabroso secso con desconocidos.

Entro a la habitación. Está medio oscura, solo iluminada por la televisión. Giancarlo está en pelotas. “¿Cómo estás? ¿Quieres pasar al baño antes?”. Voy así me limpio el culo pero tengo tanta mala suerte que las puertas son de vidrio y se ve todo, así que no puedo limpiarme. No queda otra que arriesgarme a tener OLOR A KALDYTO.

Salgo del baño, me saco la ropa y me meto en la cama. Nos damos unos besos y se me disparan los besos con Nacho. Qué distinto y mediocre es esto. Mientras cojo con Giancarlo me dice, “¿te gusta, bebé? ¿Me vas a dejar conocerte, bebé? ¿Vamos a cenar mañana, quieres, bebé? Yo no te quiero solo para sexo, bebé”. Por dios, qué alguien lo calle.

Terminamos, me abraza y dice que va a volver a Argentina la semana próxima, y que quiere que me quede con él en el hotel. “Vemos, Giancarlo. Es un poco rápido, ¿no?”.

Salgo del hotel y me siento fuerte. Pongo Stronger de Britney Spears y camino por Av. Corrientes. Sé que voy a superar toda esta mierda.

Llego a casa y me pongo a llorar.

Nacho cae en casa esa misma noche y hablamos hasta las siete de la mañana.

– ¿Conociste a alguien en estos días?
– No.

Jiji.

jardin

Día 5 – Matemos a la vaca

10 AM: Una de las rusas desapareció. Su lugar en la sala de meditación está vacío. ¿La habrán matado? ¿Se habrá escapado? Esta es una de las que miraba el reloj todo el tiempo y se sacaba la cutícula de los dedos de los pies. Ojalá se haya ido. La aplaudo. Yo podría irme también pero ahora siento la obligación de quedarme e informar todo lo que ocurre en este campo de concentración. Soy una infiltrada, una espía.

Además hay algo que me hace quedarme: la idea detrás de la meditación es interesante. El gurú dice que enfocarnos en la respiración y en las sensaciones en el cuerpo (temblores, vibraciones, etc.) es la base para aceptar la impermanencia de las cosas. Esa es la idea final: aceptar que todo es impermanente y si nos pasa algo bueno, saber que no va a ser para siempre, y lo mismo con el sufrimiento. Pero entenderlo desde el cuerpo y no desde la psiquis. Observar las sensaciones corporales que nos causa una buena o una mala noticia.

11 AM: Ayer le di todo el pan que robé al perro porque me dio mucha pena. A la noche no podía dormir del hambre que tenía así que salí de la habitación, crucé el jardín y, en el comedor, el dije a uno que me había bajado la presión y que necesitaba azúcar.

Esa fue mi cena: cucharadas de azúcar.

Si quiero terminar esto con vida debo estar fuerte. En estos días lo único que hago es dormir y meditar. Nos quieren débiles para que, llegado el momento, no podamos escapar ni luchar, como en el libro “the machine” (de temática similar a “Un Mundo Feliz” y “1984”).

2 PM: Medito y escucho a una vaca hacer mu. Esta vaca apareció ayer y desde entonces tengo sueños locos de que la mato a palazos y me la como. Hace ya un mes que no como carne y estoy harta de comer porotos y arroz. Cada vez que intento hacerme la exótica y comer kaldyto termino descompuesta dispensando heces.

Pasan dos horas. Abro los ojos y veo que el maestro no está. ¡Es mi momento! Me paro, salgo de la sala principal y cruzo el jardín. Me meto en la habitación y me acuesto a dormir una siesta.

Golpean la puerta. Agarro la botella de vidrio y me voy a un rincón, silenciosamente.

– ¡Abrí la puerta!
– ¡No!
– No podés hablar. Respetá el noble silencio.
– Vos tampoco podés hablar, hijo de puta. Dejame en paz. ¡Rajá antes de que haga una locura!

Violo otro precepto: No blasfemarás. Ya van tres que violo: No matarás. No Robarás. No blasfemarás.

El guía golpea la puerta hasta que logra abrirla.

– Te juro que te corto la cara con esta botella. No te me acerques.

Aparece el maestro. Dios, ¿cómo llegué a esto?

Escucho un ruido de caballo y una canción de Gilda. Una luz intensa entra por la puerta y no me deja ver. Una sombra aparece.

– ¿Xinoxina?

Tiene una corona de flores en la cabeza y un vestido azul. Está cantando Gilda. “Yo por ti volveré, tu por mi esperame, no me olvides”. Extiende la mano y agarra la mía. Nos subimos al caballo y galopamos lejos. “Xinoxina, yo sabía que me ibas a rescatar de este infierno”.

Me despierto con los ruidos de la puerta. Es el agitador de campana. “Martín, a meditar”. Abro la puerta y salgo.

gildaxinoxina

Día 6 – Facundo

12 AM: Estamos almorzando y un indio se pone a llorar. Lo miro. No soy el único. El Richar y otros indios también lo miran. Los demás hacen como si no pasara nada. Nos acercamos. Yo le toco el hombro. No sé qué más hacer. Más alla del #NobleSilencio, estos indios no hablan inglés.

En algún momento todos caen. Es difícil no colapsar. A mi no se me da por llorar pero me siento muy solo y aislado. A veces me baño y canto Marta Sanchez. No lo hago fuerte porque al lado de mi habitación está la del guía, que es muy severo y temo que me golpee con una papa.

Hoy me siento especialmente solo, y verlo a este indio llorar no mejora ese sentimiento.

9 PM: Esta es la última meditación del día. Tenemos que observar las sensaciones que tenemos en las piernas.

Tengo 24 años. Estoy en la casa de Facundo, mi gran (ex) amigo. “Dirrty” de Christina Aguilera al palo, preparándonos para ir a bailar. Yo me pongo una remera que dice: Bitch. Una osada total. Facu tiene una musculosa de red.

Salimos y nos tomamos el colectivo para ir a la fiesta Plop!

– Amiga, hoy quiero bailar arriba del parlante toda la noche. No vayamos de levante, sí?
– ¿Estás loca, Martina? Obvio que no, vamos a bailar!

Esto es una mentira que siempre me repetía a esa edad:

Quiero ir a bailar nada más.
No me importa conocer a alguien.

Era una mentira porque:

1) Solo quería conocer a alguien.
2) Tenía pánico al fracaso de ir de levante y terminar solo, así que prefería decir que solo iba a bailar, aunque me pasara la noche entera viendo si alguien me miraba.

Llegamos a la Plop y bailamos hasta las seis de la mañana.

– Mar, ¿vamos?
– Ay, quedémonos un rato más, dale, están pasando música genial.

Mentira. Lo que pasa es que estoy más sola que la mierda y en mi cabeza si son las seis de la mañana, eso quiere decir que nos quedan dos horas más de potencial CONOCER A ALGUIEN.

Se hacen las ocho, empiezan a pasar temas de Xuxa y prenden las luces, onda, “putos de mierda, vayanse”. Nos vamos. Él taxi a su casa. Yo tiritando de frío esperando el bondi con los otros homosexuales del conurbano. Un domingo a las ocho de la mañana esperando el bondi que tarda tres horas en llegar y, cuando llega, siempre está hasta las bolas de gente.

Ahora no voy a bailar ni loca, salvo que tome SUGSTANZIA, jiji. Asumí que no puedo conocer a alguien así y que no tengo ganas de chaparme a alguien para luego, a las siete de la mañana y a la luz del día, ver que tiene lentes de contacto azules y las encías dañadas y sangrantes.

Bienvenidos los 30.

(Continúa y termina el lunes).

1917365_104469789564672_6787830_n

About Martín Cirio

37 comments

  1. Faraona, admiro tu fortaleza para soportar tanta privacion!!!!! si después de 2 días de dormir mal, comer poco y nada y pasarte el día meditando no te derrumbás psiquicamente y tenés un brote psicótico merecés un premio a la sanidad mental!,..
    me encantó q intercales los recuerdos en las meditaciones, porque son pequeñas ventanas a tu historia y lo q te hizo FARAONA DEL ALTO Y BAJO EGIPTO
    besote!!!!

    • Bella MARTAAAAA, hoy, visto a LA DISTANCIA, no entiendo como sobreviví. Hay algo SUPERIOR EN MÍ que no puedo explicar. Una fuerza de LEONA que mantiene en pié, como a Nazarena Velez.

      Sé que, al igual que Leco, valorás mis posts mas DE TALLER LITERARIO. Celebro que te gusten y puedas apreciar toda la diversidad de esta faraona.

      Te amo muxo y nunca dejaré de esperar tus fotos posando como modelo en LA CUMBRECITA, Córdoba.

      • No puedo creer que digas Taller Literario porque es justo lo q estoy empezando!!!! definitivamente, estamos cosmicamente conectadas…. 😀
        Por el momento me estoy tuneando la cabellera para salir mas o menos decente en la foto con pose SECSY que vos verás antes q nadie!!!! si se me dificulta llegar a la cumbrecita, me tolerás que la foto sea con fondo de plaza de mayo??? sé que sos indulgente, por eso apelo a esa cualidad q te destaca…

        • Awww que bello! Escribir es tan genial. Te puedo recomendar un libro que a mi me ayudo muxo. No tiene que ver con escritura en si sino sobre creatividad. Wa medio auto ayuda igual, cosa que NOS ENCANTA.

          Si la foto no es en la cumbrecita que al menos sea en PLAZA MISERERE.

          Te amo. Plaza de mayo te banco igual pues #K.

          • Dale!!! me encantan los libros de autoayuda aunque jamás lo admita en tu cara, pues #PlazerCulpozo

          • Se llama EL CAMINO DEL ARTISTA de Julia cameron. Al principio tiene cosas que te van a hacer levantar la ceja, como que nombra mucho a DIOS, pero no habla de dios dios, sino de energía, y de todas formas SALTEA ESO. Si pasas esa parte es un gran libro que a mi me sirvió muxo. Si lo compras avisame y lo vamos DEBATIENDO. Tiene cosas muy piolas.

  2. Faraona, es usted una verdadera LUXADORA, yo en su lugar no hubiera aguantado y me hubiese prendido fuego a lo bonzo. No veo la hora de leer sus historias de SECSO y de SUGSTANZIA pues son mis preferidas jiji. Le amo fuerte.

  3. Amo a nuestra Faraona Reina del Alto y Bajo Egipto! Espía y Luchadora de las travestis y perritos. Me encantan todos tus relatos, ya que yo tengo SIGLOS leyéndote. Recuerde a Agustín, obvio también recuerdo a Facundo, tu FRENEMY. Te voy a ser sincera, me siento #teaseada #vozdetrasvestipocha (http://en.wikipedia.org/wiki/Pocho), por que esperaba harto detalle de una bella SERRUXADA por nuestro musculoso El Richar. Sé que nos estas poniendo a prueba, pero como tu fiel súbdito, no cuestiono a nuestra Faraona.

    • Sé que recordas a Facundo pues me confesaste que TE EXITABA, cosa que me dañó mucho pues siempre pensé que vos y yo IBAMOS A TERMINAR JUNTOS. Yo con la green card, claro.

      La serruxada de EL RICHAR no se dio al principio pues DIOS siempre se nos muestra al final del camino, y esta no es la excepción. Te pido que te retractes pues fuiste INSOLENTE en tu comentario, mas yo, como tu faraona, madre y guía, perdono todo pues estoy en un plano SUPERIOR.

      Te amo muxo, papixulo.

  4. por favor ese lugar. siempre aguantando todo hasta el final, no esperabamos menos de vos faraona. lo del perro me rompio el corazon. amo que cuides a los animales como toda #xica compasiva. lo del xinoxina fue lo mejor del post. #AMO

  5. Me terminaste de enamorar cuando te salió lo Portales de adentro y quisiste ayudar al perrito, mas vale que ese lugar de mala muerte te haya dejado algo bueno porque hasta ahora no le veo el progreso, salvo las miraditas complices con EL RICHAR. Los temas que escuchabas de adolescente puberto me hacen sentir viejísima, yo tambien cantaba media naranja.
    Siga robando pan a lo robin hood y alimentando a los animalitos indefensos, y de paso colgalo de la chota de un arbol al que toca la campana, me tiene harta.
    Amolé. <3

  6. Comete un bife que debés estar muy flakyto

  7. Querida Faraona mía: de todo lo shokeante que leí y me dejó sin palabras rescato 3:

    1- Viviste un pasado como hetero??? Yo pensaba que eras virgen de conxa, aunque sean labios de boca ( de arriba jijiji).
    2- No te hacía persona de animales y menos de parasitados. Me sorprendes cada día.
    3- Necesito decirte que esas “residencias” parecen pensiones del Florencio Varela profundo. Cuánta marginalidad.

    P.D.: no encontraste al innombrable español?

    Te sigo con todo el amor.

    • Naty, este curso de meditación ME HIZO RECORDAR MUXA COZA. Desenterrar UN PASADO QUE CREÍ OLVIDADO.

      1) Bezé labio de mujer. SÍ. Mas jam´pas toké una conxa pues #Xica. Las xicas no estamos con otras xicas a nivel secsual.

      2) Yo soy una persona muy pro animales y nada pro niños. Lo que Agostina es a los niños yo soy a los animales.

      3) Esas residencias COMUNITARIAS son muy URBANIZACIÓN NESTOR KIRCHNER en la villa que está pegada al riaxuelo.

      PD: NO. Está en otra ciudad, GOA, a donde TAL VEZ VAYA.

      Te amo muxo, NO CAMBIES NUNCA.

  8. Gracias Faraona. La imagen de la Xinoxina ha cambiado mi humor. Es como nuestra virgencita. Quiero hacer estampitas de ella y empezar a adorarla.
    Después de leer todo todo todo… llegué a la conclusión de que sos mi heroina favorita.
    LoveyouSandy!!!

  9. Genial post (no te tiro un feedback porque mientras leo tu post estoy en una reunión con directivos todo trajeado leyendo del celular)

  10. Probaré meditación Vipassana concentrándome en la zona del #BOZOO para ver si de una vez se me quita LO NEGRO.

  11. Me cautivó la foto del xinoxilda.
    Creo que acá todos queremos saber mas sobre tu oscuro pasado heterosexual. DANOS DE COMER.
    Los indios no comen carne? Que comen? Bombillos?

    • TODAS TENEMOS UN PASADO QUE OCULTAR. Sí, hasta estuve ENAMORADO de una xika. Increíble pero REAL. Igual, PARA TU CONSUELO, siempre me gustaron los hombres. No es que era HETEROSEXUAL. Era BISECSUAL.

      Los indios comen POROTOS. Y cuando te venden hamburguesa son dos panes y POROTOS en el medio. Así con todo.

  12. Sos demasiado fuerte para nosotras madre, me hacés sentir mal conmigo misma.
    Lo importante: llevaste al perro al veterinario? Decime que ya no tiene más bixos por favor, que los animales sufriendo me matan de pena

  13. xinoxina volvio en forma de fichas!!

  14. Qué fuerte sos Faraona mía, además de noble y buena con los animales, Nuestra Nicole Neuman. Ojalá puedas tener tu fundación en India. No aguanto al lunes para saber que pasó con Richard! Imprimiré la foto de xinoxina a lo Gilda, y la llevaré en la billetera para que me proteja.

  15. Ahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh, leí todo decorridodecorridodecorrido. Placer total, igual me cuesta entender que hagas este tipo de aislamiento, Te amé por lo del pobre perrito.

    • Bella Bea, por un momento pensé que YA NO HACIAS DE ESTE BLOG TU CASA Y ME DAÑÓ MUXO PENSARLO. Me alegro que hayas vuelto al rebaño.

      Estoy en India sin tiempos, por eso lo hice. Si tuviera onda dos meses para viajar ni loca gasto diez días en algo asi.

      Te amo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *