Home / Gran Bretaña / Día 40: London

Día 40: London

10.41 El vietnamita no me permite estar en su casa cuando él no está así que tengo que salir a las 8 am con él y volver cuando él vuelve. Un horror. Además quiere pasar mucho tiempo conmigo. Hoy quería ir a un bar a la noche. Todo bien pero no. Soy una criatura libre. Además acá todos trabajan durante el día, entonces el único momento donde conozco tipos por Grindr es in the evening, de 6 pm en adelante. Imaginen que no voy a ir a un bar con este chino horrible pudiendo coger a lo loco. Voy a buscar hostel. Ya está. Couchsurfing no está funcionando para mi en London. Me cansa ir con la mochila para todos lados y esto de cambiar de casa todos los días me satura. Lo único que me alegra es saber que la china se quiere matar también. Me mandó un mensaje desde Georgia diciéndome que es horrible y que no vaya. Obvio que jamás iría. Aprendí que Georgia es un país hace 20 días. Ustedes no se escandalicen que seguro están aprendiendo que Georgia es un país en este instante.

11.50 Estoy en Moo con Dani y Caro. Es genial encontrarme con ellas porque de repente parece que estoy en Buenos Aires. Caro habla como una mexicana ilegal en estados unidos. Mete mucha palabrita en inglés. Daniela y yo somos más como bolivianos ilegales en Constitución. El viernes vamos a bailar a algún antro gay con estuar, el marido de Dani, que es inglés pero muy copado. Vieron que los ingleses son medio pelotudos y se creen los más refinados del mundo? Bueno, estuar es como un peronista nacido en England. Lo amo. Además habla español sin conjugar los verbos y lo amo más aún, “yo ir a Argentina en 2003”.

12.34 “Tenes que pensar con la pija, no con la cabeza”, me dice Caro.

13.45 Ya está, asunto arreglado. Mañana temprano me voy a la casa de Dani y me quedo ahí. No voy a aceptar más couchrequests de gente gay, salvo que estén muy buenos y haya posibilidad de coito. Sólo aceptaré mujeres, que son geniales porque les chupas un huevo y no te vienen con planteos de marido.

17.29 Estoy caminando por Soho, el barrio gay de Londres. Es increíble como cambia todo al entrar al barrio. Caminas una cuadra y hay hombres de la mano. Mucha peluquera quebrada. Me gusta. Recién pasé por el boliche GAY, donde fueron muchas cantantes, entre ellas Geri Halliwell, mi idola de toda la vida. En estos días voy a ir a Watford, el pueblo donde Geri nació y creció. Si, lo sé, sería más interesante ir a algún castillo como el Wndsor, pero para mi tiene más valor histórico ver la casa de Geri Halliwell. “Por qué te gusta esa puta?”, se preguntarán. Bueno, primero, porque es puta, segundo, porque en mi adolescencia sentía que mi vida era como la de ella: un caos enorme del cual sabía que iba a salir, al igual que ella, millonario y famoso. Nada de eso se dio, claro. Estoy en London, en la estación de Underground Oxford Circus, robando wi fi, tomando jugo de 1.20 pounds y frotandome las manos por el frío. No creo que ella esté haciendo lo mismo. De cualquier forma me parece una persona fascinante y quiero caminar por las calles que ella caminó durante tantos años.

20.40 El vietnamita me dijo que llegaba a las 20 a su casa. Estoy parado en la puerta pegado al timbre hace media hora. Me cago en todo. Dos días de mierda, ayer y hoy. Mañana tiene que repuntar. A las 7 am salgo para lo de Dani, después me junto con Lau, mi amiga de Argentina, y después cojo. Con suerte le doy toda la noche y amanezco rejuvenecido. Nada como un guascazo en la cara para empezar un nuevo día.

22.00 Chino inmundo. Es la segunda vez que mea con la puerta del baño abierta. La china tenía razón, son todos sucios. Hace un rato intentó hablarme de sexo, y debo admitir que hasta lo vi atractivo. Todo se debe a mi calentura. Cuando estoy caliente mi filtro baja de una manera alarmante y soy capaz de terminar abrazado a un boliviano y decirle al oído que lo amo. Con este no ocurrió eso. Me acerqué para mostrarle algo y tenía aliento a sopa. No zeñoda.

En una hora me voy a dormir. Mañana tengo que cargar las mochilas de nuevo y moverme a lo de Dani, que vive en la otra punta de Londres. Tengo ganas de lamerle el labio leporino al chino. Me siento raro. Mal. La careteo mucho pero me siento mal. Deben ser estos dos días del orto que estoy teniendo. Espero que todo cambie.

image

image

image

About Martín Cirio

3 comments

  1. YO SI SABIA QUE GEORGIA ES UN PAIS PORQUE STALIN SUPUESTAMENTE PROVENIA DE AHI. UN PAIS DE MIERDA PARA PRODUCIR A ALGUIEN COMO STALIN…

  2. Peluquera quebrada???? No entendi…

  3. No te conozco pero hace un tiempo llegué a estos diarios de viaje y quería decirte que me parecen lo más, me encanta leerlos. Un saludo! Adriana

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *