Home / Gran Bretaña / Dia 47: London – Amsterdam

Dia 47: London – Amsterdam

06.00 No me gusta levantarme tan temprano, sobre todo si el motivo es que me voy de un país. Lo que siento es siempre extraño. Mezcla de saber que ya viví todo lo que podía vivir y ganas de no despegarme de la gente que me hace bien. Estos días con Dani fueron increíbles. Ayer miramos un reality en el que la gente cuenta accidentes bizarros que tuvo y los dramatiza. Las mismas víctimas dramatizan lo que les pasó. A uno lo hicieron posar con el destapacorchos que le deformó el brazo. Y en caso de que no entendamos bien qué ocurrió, hacen mil dramatizaciones con osos de peluche y sangre. A un osito lo tiraron en una alcantarilla, le perforaron el ojo con el sacacorchos y le tiraron un balde de sangre encima. Ese programa es genial. Quiero mirarlo toda la vida.

9.00 Estoy arriba de un bus a Amsterdam. Otra vez en Victoria Coach Station. Me esperan diez horas de viaje, dos buses y un ferryboat (barco). Tengo la sensación de que el viaje va a ser una mierda. Quizás sea porque los asientos están super pegados y no puedo mover las piernas, pero saben qué? Me costó 8 pounds! 8 pounds para ir a Amsterdam, entienden? Con 70 pesos a donde vas desde Buenos Aires? A Luján, chicos, a Luján. Con suerte conseguís un pasaje barato a Gualeguaychu.

09.32 El chofer es un gordo rojizo simpaticon. Se la pasa haciendo chistes. A mi me da cosita porque pobre, es el gordo gracioso, el que nunca la pone, el que, en la secundaria, va a una fiesta con sus amigos y todos terminan con una chica menos el, que se queda hasta las 6 de la mañana charlando con alguna que llora, ebria, y le habla sobre el novio. El gordo, cosita del cielo, la aconseja. Ella lo abraza y le dice que es el mejor. Él sonríe. Jamás se la va a poner.

12.41 Estoy en el ferryboat. Estamos en Calais, o vamos para Calais, no sé. No escuché esa parte y, la verdad, no sé qué es Calais. Capaz es un monumento.

13.00 No sé quién será el musicalizador en este ferry pero hace media hora que canta Kylie Minogue. Ahora estamos con In Your Eyes a todo volumen. Estoy paradito al lado de una columna bailando como si estuviera en G.A.Y.

13.20 La china acaba de mandarme un mensaje diciéndome que finalmente llegó a Armenia y que está en el aeropuerto esperando su avión a Tokyo. Está triste. No quiere volver a Japón. No puede parar de pensar en Egipto y todo lo que vivimos ahí. Yo tampoco. Egipto vuelve a mi cabeza todo el tiempo.

13.50 Ahora están pasando Mariah Carey. Quiero conocer al DJ. Seguro es puto y terminamos cogiendo en el baño.

13.53 Dios, casi pierdo el bus. Anunciaron que todos teníamos que ir a nuestros buses y yo no podía encontrar el mío. Todos me daban indicaciones distintas. Terminé en el nivel 5 del ferry. Lleno de bondis. La re puta madre. Empecé a correr y vi justo uno que decía “Mega Bus”. Lo vi al gordo gracioso y casi lo abrazo y le doy un beso (con lengua). “We were waiting for you”. “Oh god, it was so difficult to find the bus”, y de la nada salta un chino a gritar “Welcome!! You made it! Let’s take a picture”. Se ríe a lo loco. Yo lo miro, absorto, y me río también. Amo a la comunidad china. Ellos cambiaron mi vida en este viaje.

14.43 Bastante pedorro Calais. Es como Martínez pero un poco más pobre. Yo quiero ver medioevo, chicos. No pagué 8 pounds para ir a Martínez. No sé si estoy en Francia o Bélgica. Recuerdo que estudié algo relacionado a este puerto pedorro en Historia. De hecho rendí un final sobre eso. Algo importante pasó acá. Por supuesto no recuerdo nada.

14.50 No sé por qué todos dicen que Europa es super limpio. No lo es. Por ejemplo, Londres es una ciudad limpia sólo en central London. Salis un poco (Still London) y hay basura en las calles. Igual que en las rutas. Mucha bolsa y lata tirada.

19.53 Compré una mochila en Adidas que me pareció divina (obvio, sino jamás hubiera pagado la escandalosa cifra de 30 pounds). Cuando volví a la casa de Dani y la vimos, me di cuenta que es azul con rayas doradas. Parece una mochila de Boca. Me quiero morir.

20.21 Mi vieja me manda Whatsapp y se ofende porque dice que siempre le respondo que el viaje va bien pero no le cuento nada más. No se me ocurre decirle nada excepto, “todo bien, ma”. Cómo podría explicarle todo lo que estoy viviendo? A veces siento que no puedo explicarlo ni acá, en el blog. Es difícil transmitir la alegría inmensa al ver a la china llegando a casa de Haz, mi amor egipcio, en Alexandria, y gritarle desde la ventana, “china putaaaaa”, irme de Cairo y estar llorando, sólo, en el subte, y que se acerquen personas a preguntar “Feel good?”, o llegar a Jerusalem con una lluvia y frío tremendo y ponerme ese piloto blanco ridículo, colarnos en el metro, ver nieve por primera vez, amarlo al principio y después odiarlo. O estar acá, en Londres, escuchando Rosas de La Oreja de Van Gogh, yendo para Amsterdam y sintiendo un montón de cosas que no me las puedo explicar ni a mi mismo. Cuando me preguntan cómo va el viaje y respondo, “todo bien”, no lo hago porque me cague en la pregunta que me hacen, sino porque es tanto lo que siento que necesitaría que el otro se metiera en mi cuerpo para que entienda lo que me pasa ahora, en este momento.

DSC04934

DSC04939

DSC04942

DSC04946

DSC04952

DSC04958

DSC04966

DSC04968

About Martín Cirio

8 comments

  1. Me molesta que escribas como Lissa de Bandana.

  2. Un bolso azul y amarillo y te queres matar??? Pedazo de insolente!!!!!!
    Ahora si… Es personal!!!!!

  3. Q duo genial q hacias con la china!!! Hace q vuelva…. enjoy

  4. Yo también me compré cosas azul y amarillo y después me quería matar pensando que Argentina son los colores de Boca. Cuando estás en Arg no te pasan estas cosas. Te acompanio en el sentimiento.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *